Luego de los cambios en materia de retenciones, esta zafra será atípica. Los productores prevén vender gran parte de lo cosechado. Se calcula que ingresarán unos 13 mil camiones por día al complejo sojero del Gran Rosario.

Cada cosecha de soja se transforma en un trauma para los vecinos que viven al norte de Rosario, entre Timbúes y San Lorenzo, y al sur, en Alvear y General Lagos, donde se concentran gran parte de las terminales portuarias que exportan más del 80 por ciento de los granos que se producen en el país.

El problema existe desde hace mucho tiempo y no hay soluciones en el mediano plazo. Pero este año el caos de camiones amenaza ser más intenso por una cosecha atípica, luego de que el gobierno nacional atemperara las retenciones a la exportación de granos.

Por lo tanto, a diferencia de otros años, en esta campaña se estima que los productores agropecuarios vendan gran parte de la cosecha, ya que no conviene guardarla en los centros de acopio y los silos bolsa. Calculan, fuentes del sector agroexportador, que se incrementará en un 30 por ciento el tráfico de camiones hacia los puertos del Gran Rosario. El número es abrumador: podrían ingresar entre 10 mil y 13 mil vehículos de carga por día.

Las complicaciones en la infraestructura vial, agrietada por las precipitaciones de un verano muy lluvioso, envuelven al sur provincial en una tensión permanente. Las extensas colas de camiones al costado de la autopista Rosario-Santa Fe ya empezaron a verse. Y se repetirán en los próximos meses. Atravesar el cordón industrial se transforma en una odisea para los vecinos que deben ir a trabajar o llevar a sus hijos a la escuela.

Se prevén dificultades

Los representantes del complejo agroexportador e industrial lanzaron el denominado operativo logístico en todas sus plantas industriales y puertos para cargar los buques con la cosecha gruesa y sus productos procesados, basados esencialmente en la soja, donde según destacaron “se prevén dificultades debido a que se espera un crecimiento en el volumen por operar, en el trimestre marzo-mayo, del 27% con respecto al año anterior”.

El complejo cerealero-oleaginoso participó en 2015 -según datos preliminares del Indec de febrero pasado, incluyendo biodiésel y semillas- con el 39,4% del total de las exportaciones del país, que ascendieron a U$S 56,7 mil millones.

Este complejo, según señalaron desde CIARA, ha realizado inversiones directas por U$S 2,7 mil millones entre 1995-2015 y constituye el sector que individualmente más exporta del país. Su capacidad de molienda asciende a 62 millones de toneladas por año. La producción agroindustrial oleaginosa argentina llega a más de 100 destinos y provee alimentos para más de 400 millones de personas. Todas las inversiones se han hecho puertas adentro del complejo agroexportador. Las rutas y los accesos siguen en un estado de deterioro muy grande, aún más este luego de verano muy lluvioso.

Los camiones confluyen en los puertos de donde se exporta aproximadamente el 84% de la soja que se produce y el 70% se procesa para producir harina de soja, aceite de soja y biodiésel. Ese polo agroexportador se levanta en un radio de 300 kilómetros en la zona núcleo de la soja, donde se produce el 50 % de la soja del país, así como el 35% del maíz y el 35% de trigo.

En esa región está localizada el 80% de la capacidad de molienda del total nacional, y es de donde se realizan el 90% de los embarques de aceites y harinas proteicas de la soja.

Diversas organizaciones relacionadas con el despliegue logístico que requiere la cosecha gruesa prevén que este año se presentarán dificultades derivadas del volumen esperado (alrededor de 7,6 millones de toneladas en el trimestre marzo-mayo), la simultaneidad en la convergencia de camiones, los accesos insuficientes, el deterioro de los caminos y las lluvias que pueden imposibilitar el uso de las banquinas.

“A pesar de las medidas adoptadas para paliar esa situación de congestionamiento (seguridad y ordenamiento vehicular), se ha hecho un llamado a los conductores para que tomen los recaudos necesarios para evitar accidentes y demoras, ante problemas ajenos al funcionamiento de las plantas industriales”, señalaron desde CIARA.

La industria procesadora no ha logrado reducir su elevada capacidad ociosa del 30% promedio nacional en la anterior campaña debido a que, por motivos ajenos a la estacionalidad de años anteriores, el grano de soja se constituyó en una reserva de valor y, así, fue retenido a la espera de mejores condiciones de mercado para su comercialización.

En el caso del aceite de girasol, esa capacidad ociosa fue mucho mayor, superior al 60%, lo que condujo a que el año pasado al menos tres grandes plantas tuvieran que paralizar sus operaciones, por falta de materia prima. Asimismo, a raíz de sucesivas demoras acumuladas, el monto pendiente de devolución del IVA a la exportación, asciende aún a casi 1,5 mil millones de pesos, lo que afecta el capital de trabajo de las empresas y las expone a penalizaciones y obstáculos para la financiación en el exterior.

Propuesta de la Bolsa de Comercio de Rosario

El plan de obras para mejorar los accesos ferroviales a los puertos del Gran Rosario que la Bolsa de Comercio de Rosario, la Cámara de Industria de San Lorenzo, la Cámara de Actividades Portuarias, Ferrocámaras y el gobierno de Santa Fe le presentaron al gobierno nacional demandará una inversión de 0 millones.

“Se trata de un paquete de obras, fundamentalmente cuatro nuevos accesos viales para los puertos del norte y para las terminales del sur, más la extensión troncal de líneas ferroviarias, pensadas para poder construirse en el término de una gestión de gobierno (cuatro años) y de mediana complejidad técnica”, dijo Alfredo Sesé, de la comisión de Transporte de la Bolsa de Comercio. “Si bien los montos involucrados son importantes y se necesitará una arquitectura financiera para obtenerlos, Nación y Provincia están dispuestos a invertir fuerte en infraestructura y hay posibilidades de recurrir al financiamiento”, agregó el especialista al sitio especializado Punto Biz.

Esta suerte de “restyling” del plan Circunvalar empezó a diagramarse en 2015 entre las entidades empresarias. Luego se lo presentaron al gobierno de Santa Fe, que lo hizo suyo y le sumó obras. El mapa de obras también fue consensuado con las comunas involucradas. Y fue la Secretaría de Transporte Provincial quién estimó el presupuesto necesario (en su gran mayoría, 0 M de los 0M, son ferroviarias y por ende a cargo de la Nación), si bien el número fino saldrá cuándo se hagan las licitaciones. Hay que aclarar que al ser obras de mediano no comprende la línea troncal del Circunvalar (pensada hace años paralela a la AO12) pero sí una actualización de trazado y características de todas las obras ferroviales complementarias.

Las obras fueron clasificadas en tres categorías divididas entre mejoramiento de las principales rutas nacionales que llegan al Gran Rosario, obras viales sobre rutas provinciales y nacionales de acceso a puertos y obras ferroviarias. Entre las principales se destacan la conversión en autovía la AO12, la ruta 33 (tramo Rufino-AO12) y la 34, en el tramo Rosario-Sunchales.

Fuente: En Foco XXI – Mirador Provincial

(Visited 17 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here