Hace exactamente un año, un incendio de grandes proporciones destruyó la fábrica de plástico Gemplast, ubicada en la zona sudoeste de Rosario, casi en el límite con Pérez. Las llamas consumieron por completo el galpón de Geminelli SA, dónde funcionaba el área de producción de la empresa. Las pérdidas fueron totales.

Hoy, el panorama es mucho más optimista que el de aquel fatídico sábado por la mañana del año pasado. “El incendio ya es historia. Todavía falta llegar al punto de equilibrio, tenemos deudas que hay que cumplir, pero si miramos hacia atrás era impensado imaginar que estemos acá; trabajando”, explicó gemplastEdgardo Geminelli, titular de la firma que se dedica a la fabricación de envases de plástico para primeras marcas de gaseosas y helados, entre otros productos.

El siniestro afectó a casi 70 equipos destinados a la producción (53 de los cuales estaban en uso) y con el tiempo Gemplast logró poner a funcionar 16 máquinas inyectoras propias dentro de la empresa, al tiempo que se reconstruyeron dos naves de producción nuevas. Todo este tiempo, la firma que comanda Edgardo Geminelli se las ingenió para sostener un plan de recuperación de la planta y evitar perder clientes. Así fue que le dio trabajo a terceros, entregó moldes a fazón, y contó con el apoyo de colegas del rubro que no dudaron en dar una mano.

Aunque de a poco, Gemplast fue recomponiendo el flujo de ingresos, a partir de la importación de una serie de productos, que después vende a través de su cadena de distribución. Lejos de bajar los brazos, la industria del plástico apeló a la gestión de créditos para resurgir de las cenizas y retomar la producción lo más rápido posible. La Provincia otorgó un crédito de $6,9 M, a pagar en 24 cuotas, con 6 meses de gracia.

Tiene pendiente además una gestión de financiamiento por $80 M que tramita en el Banco Nación, en el marco del Fondo Integral para el Desarrollo Regional (Fonder), fideicomiso administrado por la entidad. La ayuda se estaba gestionado con la administración anterior y el cambio de gobierno retrasó los plazos y por ahora el tema está en stand by. “La idea ahora es cubrir nuestras deudas, y cuando lleguemos ahí dar el próximo salto. Tenemos el predio, y aspiramos a tener una empresa como la anterior pero con mayor tecnología y mayor productividad”.

En Gemplast trabajaban alrededor de 350 personas en una planta que considerada hasta entonces como una de las más importantes a nivel tecnológico. Y el presente sorprende: en la fábrica de la zona suroeste ya cumplen con su rutina laboral unos 142 empleados, con expectativas de crecer en el corto plazo. “Queremos festejar que Dios aprieta pero no ahorca, y que con la ayuda de privados, políticos, amigos y colegas, pudimos poner la fábrica en marcha”, afirmó con emoción Geminelli.

Fuente: En Foco XXI – Punto Biz

(Visited 121 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here