Ex trabajadores de Paraná Metal, acompañados por representantes gremiales estuvieron ultimando trabajos para la instalación de una casilla de vigilancia en el ingreso de la autopartista. Allí comenzó a funcionar una guardia de ocho ex empleados que se turnarán para vigilar el lugar ante posibles saqueos, mientras aguardan el desenlace positivo de las negociaciones para que la fábrica vuelva a ponerse en marcha.

“Hoy vinimos a cumplir la misión que tenemos los trabajadores que es mantener nuestra fuente de trabajo, así que con mucho optimismo estamos con los compañeros para cumplir los turnos”, declaró Guillermo Frascarelli uno de los ex  trabajadores de Paraná Metal que iniciaron  la guardia en la autopartista.

Esta iniciativa surge de luego de darse cuenta que comenzaron a faltar algunas herramientas dentro de la planta que tiene sus puertas cerradas desde noviembre del año pasado.

La intención fue evitar el desmantelamiento de la empresa, máxime si se tiene en cuenta que actualmente se está llevando adelante negociaciones en la órbita nacional y a nivel provincial con grupos inversores; “lo que no queremos es que desaparezcan las herramientas”, apuntó Héctor Ibarra, secretario general de la seccional local de la UOM.

Villa Constitución tiene la reciente y vívida historia de total desmantelamiento, saqueo y destrucción de la fábrica Cilsa, tras su cierre a fines de la década del ’90, donde sistemática y absolutamente se robaron todo, literalmente no quedaron ni lo ladrillos.

Este antecedente que sucedía a plena luz del día y en un emplazamiento casi céntrico es una experiencia que ningún trabajador quiere volver a vivenciar; y en el caso de Paraná Metal la custodia requería de urgencia ante las firmes posibilidades de su reactivación.

Un subsidio para tres meses

Esta guardia se subsidiará con la contribución de: el senador Germán Giacomino, que aporta dos tercios del dinero para el pago de las guardias y la Municipalidad de Villa Constitución que aporta el otro tercio para completar el subsidio. Asimismo este es un trabajo en conjunto en el que participan también los concejales villenses, trabajadores y gremio.

“Que el senador Giacomino y el intendente Jorge Berti haya aportado el dinero para que los compañeros puedan tener un pequeño subsidio que les permita estar acá y no tener que descuidar su familia, hace que esta posibilidad sea cierta”, amplió Ibarra señalando la casilla que les prestó el senador Giacomino, mientras ultimaban las mejoras para que los trabajadores tenga ese espacio en condiciones.

La guardia se programó por tres meses y participarán ocho ex trabajadores de la autopartista que se rotarán de a dos personas en cuatro turno, con el mismo cronograma de los horarios de fábrica.

Si bien en un principio se pensaba realizar la tarea con cuatro personas, los mismo trabajadores decidieron cobrar la mitad del subsidio y sumar cuatro compañeros más, para que haya más personas beneficiadas y al mismo tiempo realizar las recorridas de a dos personas, lo que facilita el tránsito de las guardias si se tiene en cuenta que es una planta muy grande y que justamente el periodo que los ocupa en la guardia son los más fríos del año.

“Nosotros le pedimos a los compañeros que sólo tienen que estar mirando, cuidando el lugar y que nos avisen si ven algún hecho raro”, aclaró el representante gremial, ya que los ex metalúrgicos no realizarán tareas como empresa de vigilancia. “La tarea de ellos es fundamentalmente cuidar su propia fuente de trabajo.

Cabe mencionar que los ex trabajadores realizarán recorridas por afuera del predio; por ello no ingresarán al interior de la fábrica donde aún continúa prestando servicios una empresa de vigilancia privada contratada por Paraná Metal.

Negociaciones y reactivación

El aporte de dinero está previsto para cubrir la guardia por tres meses. Asimismo, desde el gremio está esperanzado en que la situación actual, incluidas las negociaciones, se va a resolver antes de ese plazo. “Tres meses es demasiado para resolver el tema del empleo”, advirtió Ibarra.

Con relación a las negociaciones, Ibarra informó que los hermanos Capisano  se reunían esta semana con los titulares de la cartera de Industria de la Nación para avanzar con las conversaciones iniciadas a comienzos de año.

Los empresarios de Las Parejas iniciaron las negociaciones con los dueños de Paraná Metal, encabezados por Carlos y Augusto Capisano, propietarios de la metalúrgica Acerías 4C, dedicada a la fundición de aceros inoxidables, aleaciones especiales, aceros al carbono y nodular.

Asimismo, Ibarra anticipó que otro grupo empresario manifestó interés en la compra de la autopartista, lo cual suma buenas expectativas a la reapertura de la planta local.

Fuente: En Foco XXI – El Sur Diario

(Visited 9 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here