La emblemática empresa de cosechadoras atraviesa una profunda crisis económica, luego de que fracasara una operación con Venezuela para la producción y venta de 250 cosechadoras adaptadas a las necesidades del país caribeño. A lo que se suma una fuerte retracción en las ventas en el mercado interno en los últimos dos años.

Según informó el diario La Voz (Cba.), cinco concesionarios de maquinaria agrícola, entre ellos  tres de la provincia de Córdoba, están a punto de quedarse con la fábrica de cosechadoras Vassalli, la única de capitales nacionales.

Los distribuidores Nicola Hermanos, de Berrotarán; Girolami SA, de Isla Verde, y Aníbal Barbero, de Río Cuarto, integran esta alianza estratégica junto a sus pares bonaerenses Mandrile y Aguirre, de Arrecifes, y Agrícola Noroeste SRL, de Colón. Se trata de los principales comercializadores a nivel nacional que tienen las cosechadoras de las marcas Vassalli y Don Roque, fabricadas en la ciudad santafesina de Firmat. El resto de la red nacional de distribuidores, unas 30 empresas, apoya la iniciativa.

Las dificultades de la empresa se han reflejado en una deuda salarial con sus 535 trabajadores y una deuda con el Banco Nación, entidad que en su momento aportó los fondos para la operación con Venezuela.

Las tratativas de los cinco concesionarios por tomar las riendas están en su etapa final. Ya han aportado dinero para comenzar a saldar el atraso en los sueldos (tres quincenas y un aguinaldo entero) y negocian refinanciar la deuda con el Banco Nación.

“El acuerdo para hacernos cargo de la empresa está listo en un 95 por ciento”, confirmó Hugo Nicola, titular de Nicola Hermanos, de Berrotarán. Entre los detalles que faltan está la respuesta del Nación a la propuesta de pago. La empresa le debe al banco alrededor de 198 millones de pesos.

Fuente: En Foco XXI – La Tribuna del Sur – La Voz

(Visited 10 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here