A poco más de un año de la entrada en vigencia de la adhesión municipal a la ley provincial que lo estableció, todos los sectores involucrados se muestran conformes con la experiencia y los consumidores han adaptado sus costumbres de compra. 

La Ordenanza que plegó a la ciudad a la Ley provincial 13.441 (impone a las grandes superficies comerciales la obligación de mantener sus puertas cerradas los días domingo) fue aprobada por unanimidad sobre finales de 2014 y comenzó a regir el 29 de marzo del año siguiente. De esta manera Rafaela se convirtió en la primera localidad santafesina que adhirió a la norma, no así en su aplicación, dado que otras localidades sancionaron y aplicaron más rápidamente la medida.

Tanto el debate legislativo como su posterior implementación se vieron favorecidos en función de que desde una década atrás, por acuerdo entre el sindicato mercantil y el sector empresario, la apertura de los locales los días domingo se llevaban a cabo solo en media jornada.

A la justicia

La única resistencia que encontró la ordenanza fue la del hipermercado de capitales franceses Libertad, ubicado sobre Ruta Nacional Nº 34, que mantiene un recurso en la Justicia y hasta último momento “tanteó” la posibilidad de abrir los domingos por la tarde, pero la presión del gremio de los trabajadores de comercio y las instituciones de la ciudad lo hicieron desistir de esa intención.

Fuera de esta situación, el apoyo del empresariado fue decidido y en la actualidad el cierre de los supermercados y los grandes comercios los domingos es total. Una cuestión que debió superarse sobre la marcha, flexibilización de la Ordenanza mediante, estuvo relacionada con la modalidad de trabajo que debía adoptarse cuando los feriados cayeran los días sábado o lunes debido a que se imposibilitarían las ventas por 48 horas, pero la situación se saldo con un acuerdo entre el Centro Empleados de Comercio (CEC) y los supermercadistas para que ante estos casos se pueda abrir excepcionalmente los domingos, pero solamente hasta las 13.

Ínfima caída en las ventas

Gerentes y responsables del área comercial de dos supermercados coincidieron en señalar a Mirador Provincial que “la disminución de las ventas en ningún caso superó el 3% o el 4%, pero la ecuación termina siendo neutra si se tienen en cuentan los gastos que no se generan como por ejemplo la paga doble por la jornada, el consumo eléctrico y otros factores que hacen a los costos”.

Asimismo, apuntaron que “buena parte de las ventas que se perdieron los domingos se compensaron con un incremento en el consumo de los días sábado y viernes cuando se nota un intenso movimiento en función de la gente se aprovisiona para todo el fin de semana”.

Otra consecuencia bien visible de la inactividad de los supermercados durante los domingos fue la aparición de una gran cantidad de quioscos y pequeños almacenes, con oferta de productos alimenticios y bebidas, rotiserías y carnicerías, atendidos por sus propios dueños que abastecen a un mercado que no se acostumbra todavía prever sus compras fuera de ese día.

Apoyo de la Iglesia

El obispo Luis Alberto Fernández ha mostrado su beneplácito porque permitió “recrear espacios y tiempos de sano y merecido descanso mental, físico y espiritual; favoreció la cultura del encuentro, especialmente en las familias, con los ancianos y enfermos; y alentó ámbitos donde se compartan iniciativas sociales y culturales”.

Fuente: En Foco XXI – Mirador Provincial

(Visited 14 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here