Los datos hablan por sí solos. Son números oficiales relevados por el ministerio de la Producción de Santa Fe y la Federación Industrial (Fisfe) respecto a la evolución de las importaciones en el primer semestre del año. En el rubro heladeras, ingresaron al territorio provincial 60.465 unidades, un 358% más respecto al mismo período del 2015 (16.880). Este cimbronazo ya tiene un efecto directo en las fuentes laborales: a 820 de los casi 5000 operarios del sector les redujeron sueldo y horas de trabajo. La preocupación es mayúscula, sobre todo, por una avalancha importadora que no tiene signos de frenarse. En los primeros seis meses del 2016 ya se importaron el doble de heladeras que en todo el 2015 (30.611 unidades). “No sólo nos golpea la cantidad, sino también el tipo de producto que está entrando. El año pasado sólo ingresaban unidades de lujo. Ahora se están metiendo las estándars, que son las que fabricamos acá”, explicó, Daniel Gutiérrez, protesorero de la UOM.

Ante este panorama, que se suma a todas las variables recesivas del mercado interno, dos firmas de la ciudad presentaron procedimientos preventivos de crisis, lo que se traduce en trabajadores suspendidos hasta septiembre. Se trata de las empresas Bambi y Gafa Electrolux. La primera cesanteó a 460 trabajadores, mientras que la segunda a 360. Hay stock de sobra y muy pocas ventas.

En todos los casos, los operarios trabajan la mitad del mes y perciben el 90% de sus haberes. “Hoy, a fines de julio, son estas dos firmas las que tienen suspensiones. No sabemos qué pasará más adelante. Todas las fábricas está muy golpeadas por la apertura económica”, detalla Gutiérrez.

Según el dirigente sindical, las grande cadenas de supermercados empezaron a comprar unidades de Brasil, China, Turquía y Polonia a un menor costo de lo que estaban comprando hasta el año pasado en el mercado local. Lo paradójico, a su juicio, es que ese “abaratamiento” no se está traduciendo en los precios de las góndolas. “Estos grupos concentrados son los grandes ganadores de este modelo”, sentencia.

La región de Rosario es el cónclave más importante del país en la fabricación de equipos de frío: heladeras, freezer y equipamiento para supermercados. Gafa, Briket, Bambi, Inelro, Constant y Arneg, junto con un grupo de pequeñas firmas proveedoras, emplean de forma directa a más de 5000 trabajadores (18 mil en total).

En el Gran Rosario se produce el 65% de las heladeras nacionales. La industria se recuperó tras la crisis del 2001 y creció de forma sostenida hasta conquistar el 85% del mercado argentino.

“Haber cerrado el grifo de las importaciones fue fundamental para ese crecimiento”, afirma Gutiérrez. “Teníamos un mercado interno fuerte, mucho estimulo al consumo y una inflación moderada. El panorama ahora se revirtió”, agrega.

El impacto alcanza a los proveedores locales. La mayoría de las firmas discontinuaron sus compras. Por esta situación, Plasticraf, una fábrica de insumos de plásticos para heladeras emplazadas en Villa Gobernador Gálvez, redujo personal contratado en los últimos tres meses. Lo mismo sucede con varios talleres y empresas industriales chicas.

“Venimos viendo hace varios meses que nos caen los pedidos. Tengo una planta que se puede considerar modelo, hay más de cien empleados. Pero con el esquema de costos que tengo, con China no tengo manera de competir”, avisa Edmundo Salvia, titular de la Pyme.

Fuente: En Foco XXI – Agencias de Noticias

(Visited 21 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here