Durante el sexto congreso del Programa de Desarrollo Tecnológico, al presidente de SanCor CUL lo abordaron los medios para relevar la crisis sectorial, la influencia climática y también las nuevas alternativas que se plantea la Cooperativa para sumar al negocio lechero. Gustavo Ferrero motivó a los tamberos a seguir adelante camino a un 2017 que propone un poco más de calma.

El encuentro congregó a más de 400 productores en Tanti, Córdoba, que están dentro de este esquema de seguimiento de los tambos, donde también se compartieron análisis de gestión empresarial y actualización de conocimientos sobre la actualidad y el futuro del sector junto a destacados especialistas, Diario Castellanos tuvo la oportunidad de dialogar en exclusiva con el Presidente de SanCor Cooperativas Unidas Limitadas.

En la única oportunidad anual que permite tener contacto directo y distendido con Gustavo Ferrero hablamos del momento complejo que está superando la Cooperativa láctea y de las perspectivas a mediano plazo.

Con la satisfacción de un nuevo año del PDT, con una gran respuesta de los productores, evaluó que “en los últimos dos años vemos una apertura de la gente a participar y a prepararse, capacitarse, buscar información”, que marca una tendencia, sobre todas las herramientas que SanCor pone a disposición y que van más allá “de lo que significa un precio comercial, pero que es un diferencial que está en capacitar a la gente, que son nuestros asociados, que somos nosotros”.

En definitiva, la empresa en el año lleva más de tres mil cupos de formación en todos los rubros que abarca desde los tamberos hasta los operarios, asesores, entre otros. “Tal vez los momentos difíciles hacen que la gente se interese en lo suyo, mejorar, ser más competitivos”, con lo cual el valor cooperativo se cumple por completo en esta devolución.

Estrictamente sobre el programa, Ferrero dice que entre quienes adoptaron el programa, “hay un diferencial que depende desde dónde arrancó cada uno y hasta dónde va; y también qué aplica sobre los recursos humanos, sobre el recambio generacional, que es uno de los temas más complicados que tenemos dentro de la actividad tambera”, por lo tanto quienes no adhieren al programa quedan al margen de beneficios que redundan no solo en la calidad de la materia prima sino de los efectos positivos en las familias que están detrás de cada explotación.

A futuro

El presidente de la Cooperativa se enfocó en los productores. “Estamos en medio de una lechería que está en crisis a nivel mundial, porque nuestros pares de Nueva Zelandia y Europa están igual, a excepción de Estados Unidos, por eso creo que la recuperación va a estar. Tal vez va a ser más prudente, más lento, va a depender mucho de la autogestión”, señaló como un aliciente para seguir adelante, para no abandonar a poco de llegar a un nuevo año que promete algo de calma.

Siguiendo con el análisis, con crisis de precios internacionales, alta inflación interna, crisis hídrica y baja productiva, “SanCor es una empresa que desde el punto de vista comercial, en volumen y productividad, no se ha resentido” porque con renovación de productos, con liderazgo de marca en el mercado, volúmenes sostenidos de leche procesada diferencian esta parcialidad de la situación financiera. “Venimos de muchos años de procesos negativos y años mejores, esta situación de complejidad que hay que reconocerla y abarca a todo el sector argentino lácteo”, más allá de la matriz que se sostiene entre 30 y 40 por ciento con la exportación, sobre la base de la leche en polvo, es por esto que la crisis de precios y de demanda global, pega de lleno a la firma. “Esto nos llegó un poquito más tarde que al resto, porque los precios se cayeron, con una demanda particular y nosotros al tener un mercado particular como es Venezuela con una demanda sostenida y a un precio más alto por una circunstancia de ellos” y aunque también se compite con Fonterra, Conaprole, no considera Ferrero que haya habido un problema en los pagos, sino que “se frenó la demanda por un contexto político diferente y por ende, en nuestro resultado, esa leche que no se vendió por unos siete meses, fue procesada, pagada, financiada para contener esos altos stocks, sin deteriorar el mercado interno”.

Para el presidente de SanCor, fue fundamental y parte de la responsabilidad como empresa que no se vuelque esa leche al mercado interno argentino, “para no provocar en nuestra lechería una situación de crisis aún más grave y esos costos los absorbió la empresa”, porque no había otros mercados.

Es así que no es lo mismo la crisis para todas las empresas por igual, por mercados internos, externos, por mix de productos con lo cual “son los problemas que después se reflejan en los números, más allá de los problemas internos de SanCor, todo lo que hay que mejorar competitivamente. Sobre la cooperativa, la crisis tiene un efecto sobre los ingresos normales”, sostuvo, camino al cierre de un balance con números en rojo muy importantes, pero que son los que alivianarán la carga hacia 2017.

Sin cortar el vínculo con Venezuela y con la expectativa de nuevos negocios, no se puede dejar de lado el tendal del clima.  “El temporal ha traído perjuicios muy grandes. Fue un año muy dificil y las lluvias trajeron perjuicios muy grandes para el productor. Ahora, ha regulado tal vez la cuestión económica del país sobre la lechería. ¿Qué hubiera pasado, como hubiéramos administrado todo ese volumen de leche todas las empresas sin mercados?, esa es la pregunta que hay que hacer, porque el tiempo pasa y después nos olvidamos. Ahora tenemos que gestionar entre todos y el Gobierno y dar mirada a los mercados, porque Argentina más, menos, tiene un saldo exportable”. Por lo tanto, todo lo que esté por encima de los ocho mil millones de litros al año, “si queremos sostener una economía lechera medianamente normal, hay que exportar. Esa es la radiografía de hoy”.

Espíritu sólido

Luego de la firma del acuerdo por cien millones de dólares, con la firma Vicentín, sobre la cesión de la línea de productos frescos, pero con la provisión de materia prima, logística e incluso marcas, SanCor avanza hoy con una conformación mejorada. “Tenemos un mix ideal para un volumen de leche que para Argentina es grande”, aludiendo a los de tres a cinco millones de litros diarios, permite tener una mirada dentro y fuera de las fronteras donde la leche fluida y el polvo van a seguir siendo las matrices del sector. Por lo tanto, el valor agregado será fundamental y más aún “lograr ser competitivo con cada uno de los negocios”.

Para Gustavo Ferrero, “el acuerdo por los frescos que hicimos recientemente, por una necesidad de la Cooperativa de capitalizar, alivianar y mirar desde un lado estratégico al negocio, lo hicimos para armar una nueva sociedad, como la que tuvimos con Arla, con Mead Johnson, porque hay que saber que estas líneas de yogures ya tienen tres idas y vueltas”, refiriéndose a las ventas y posteriores recompras que se dieron en la década del ´80 con Yoplait, e incluso hace menos de una década con DPA. “Hoy se hace esta nueva fusión que se llama Arsa, con capital minoritario de parte de SanCor, con la opción de volver a comprar las acciones del negocio y con los servicios de contrato bajo SanCor. Si uno lo mira es estratégico, para poder seguir creciendo con el impulso de un nuevo inversor y es otra unidad, diferente a la que teníamos antes”.

SanCor no se vendió y mucho menos a Coca Cola, sino que diversifica su cartera de negocios que seguramente no quedará en esta sola opción, buscando siempre una mayor competitividad para toda la estructura.

Ferrero como presidente detalla convencido de que “pareciera que SanCor es una empresa pública, pero es una empresa privada, una cooperativa que tiene más dueños y que ha hecho negocios sobre líneas de negocios”, lo cual le permite ahondar en un rasgo que viene mostrando la lechería en general. “En los últimos años, lo que ha pasado en el sector industrial es una reconversión. No son más los mismos dueños, ni los que vienen; y no son nuevas líneas de negocios, son traspasos de empresas. Acá estamos hablando de que SanCor está haciendo sinergia dolorosa, puede ser, porque a quién le gusta desprenderse de algo? Pero la realidad es que hay que competir, adecuarse cuando estamos en problemas. SanCor no escapa a esa realidad, hace muchos años que tiene problemas estructurales y financieros y siempre va tratando de zanjarlos, para ir orillando estos 78 años, pero somos una cooperativa y no cambiamos de firma, cambiamos estrategias de negocios”.

Una realidad de extranjerización de la lechería lo lleva a concluir, “nos preocupa la realidad del cambio de actores que hay en el negocio, colegas de nuestro rubro y de otros, por eso tenemos que estar preparados para eso, mientras hay complicaciones, estamos en un período difícil”. Es por ello que su conclusión es “si tenemos la dinámica y la apertura para poder consensuar con la mayoría, porque somos muchos, creo que la viabilidad de SanCor está, porque cualquier empresa tiene solución, con capitalización, pero haciendo siempre al negocio competitivo, porque es necesario para los productores mejorar los precios, tratar de extender los negocios y no queremos ser simples proveedores de leche, queremos ser partícipes”, finalizó.

Fuente: En Foco XXI – Castellanos

(Visited 17 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here