La desaceleración de la caída en la actividad siempre deja sensaciones agridulces: si bien el número es rojo, lo positivo es que es menor al anterior. Y la sensación de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Rosario no escapa a esta sensación, tras conocerse los nuevos datos sobre actividad industrial del Indec correspondientes a agosto.

La caída del sector fue de 5,7% en el octavo mes del año, lo que significa una mejora respecto al 7,9% registrado en julio. Sin embargo, el dato de agosto marcó la séptima contracción consecutiva, con un nivel que fue el más bajo desde febrero de 2015, en términos interanuales.

El titular de AIM Rosario, Claudio Mossuz, afirmó: “Sabíamos que iba a haber un freno a esa baja del primer semestre que había sido muy importante. Era, de laguna manera, esperable que haya algún rebote. Cuando se hizo el almuerzo del Día de la Industria, lo hablamos con Martín Etchegoyen (secretario de Industria de la Nación), quien ya tenía algunas mediciones con indicios de mayor despacho de cemento y repunte de la venta de hierro para construcción”, señaló.

Principalmente, Mossuz le atribuye esta desaceleración a la activación de la obra pública. Sin embargo, si bien sostuvo que el rubro Maquinaria Agrícola es la vedette de la primavera para la industria, apuntó que “en el resto de la actividad aún es muy poco lo que ha levantado”. “Es muy temprano para decir si la expectativa es positiva, pero hay una expectativa forzada porque necesitamos ser positivos”, expresó.

Además, indicó que para las exportaciones, esta cotización del dólar a poco más de $ 15 “no sirve”, pero indicó que “ya sabemos que el gobierno no va a tocar el tipo de cambio”.

Respecto a las importaciones, donde empresarios como Hernán Calatayud (Cámara de Electrodomésticos de Rosario) y Edgardo Moschitta (Federación de Comercio e Industria de Rosario) señalaron que “no hay una invasión de productos”, Mossuz sostuvo: “Aquel importador que se había disfrazado de industrial años anteriores porque era la única forma de estar en el sistema un poco perverso, apenas vislumbró que había un cambio se sacó el disfraz. Y hay empresas que eran número uno en producción nacional y ya se pusieron a importar y en Tierra de Fuego llegan las cajas blancas para poner únicamente las etiquetas”. Y finalizó: “En alimentos, da vergüenza ajena, en algunos casos: toneladas de zanahorias o frutillas que vienen de Polonia”.

Mossuz también se refirió al proyecto de del concejal del PRO Alejandro Rosselló, quien propuso el lunes pasado que los supermercados de la ciudad con más de 400 metros cuadrados destinen el 20% del espacio de sus góndolas a productos de industria rosarina. “Es algo muy difícil de lograr, el cambio lo tiene que hacer la gente, que no termina de valorar la industria nacional. Forzar ciertas situaciones no sé si tiene sentido; quizá sí habría que realizar mayores campañas de difusión para cuidar lo nuestro”, aseveró.

Fuente: En Foco XXI – On24

(Visited 77 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here