Pese a las promesas de reactivación anunciadas por el gobierno de Macri, el último informe de la Federación Industrial de Santa Fe confirmó que el año se va con la recesión golpeando duro a la gran mayoría de las actividades fabriles de la provincia. Rubros como el del calzado, muebles, o acero, tuvieron una drástica caída en octubre. Los únicos beneficiados fueron los vinculados a la agroindustria.

El último informe de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) ratificó el duro momento que vienen atravesando distintos sectores de la industria en la provincia como consecuencia directa del modelo económico que viene aplicando el gobierno de Mauricio Macri, con un retroceso en la actividad fabril que sólo tiene en una situación de privilegio a los rubros vinculados al agro.

El informe en cuestión da cuenta de que octubre reflejó el contexto recesivo que dominó todo el 2016. El último informe de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) indicó que en el segundo y tercer trimestre el retroceso de la actividad fabril fue de elevada intensidad, ya que los sectores de alta participación en la generación de valor agregado mostraron caídas interanuales de producción incluso de dos dígitos.

El nivel de actividad de los principales sectores industriales durante octubre de 2016 fue el siguiente: molienda de oleaginosas (-3,5 por ciento), elaboración de aceites (-3,7 por ciento), industrialización de leche (-18,8 por ciento), faena bovina (-8,1 por ciento), minerales no metálicos (-18 por ciento), acero (-34,2 por ciento), productos laminados en caliente (-41,1 por ciento). Otros rubros que presentaron caídas en la producción fueron el calzado, la edición e impresión, la faena avícola y numerosas actividades metalúrgicas.

En contraste, la producción de biocombustibles, la faena porcina, la fabricación de agroquímicos y la industria de la maquinaria agrícola muestran mayores niveles de actividad. Según el trabajo, la producción automotriz comienza a ser traccionada “por una cierta recomposición de sus exportaciones”. Sin embargo, el informe de Fisfe aclara que estos desempeños sectoriales positivos no lograron revertir el contexto recesivo generalizado.

La molienda de soja se incrementó en octubre a 3,1 millones de toneladas, un nivel 3,5 por ciento inferior en relación a igual mes del año 2015. En el acumulado al décimo mes de 2016 alcanzó a 32,4 millones de toneladas, un 6,5 por ciento más que el año anterior.

La industria frigorífica bovina cayó 8,1 por ciento en octubre. La faena de porcinos creció en diez meses 9,3 por ciento. La de aves observó en la medición acumulada al mes de agosto una caída interanual de 6,8 por ciento. En el acumulado, el procesamiento de leche bajó 19,7 por ciento.

La actividad metalúrgica presentó en septiembre de 2016 un mejora interanual de 0,5 por ciento impulsada por el sector de la maquinaria agrícola. Dentro de los rubros que tuvieron las mayores caídas de producción en septiembre se encuentran equipo médico (-27 por ciento), fundición (-15 por ciento), equipo y aparatos eléctricos (-14 por ciento), bienes de capital (-10 por ciento) y autopartes (-4 por ciento).

La maquinaria agrícola mejoró 24 por ciento. La comercialización de tractores de origen nacional durante el tercer trimestre de 2016 creció el 39 por ciento interanual. No obstante, los de origen extranjero aumentaron el 459 por ciento. La venta de cosechadoras nacionales en el tercer trimestre de 2016 presentó una expansión de 54 por ciento mientras que las importadas crecieron el 50 por ciento interanual.

En implementos nacionales se observó una clara recuperación interanual de 57 por ciento, cubriendo la industria nacional el 89 por ciento de la demanda interna. La comercialización de sembradoras de origen nacional, de especial significación para el entramado productivo en Santa Fe, mostró durante el tercer trimestre de 2016 un importante crecimiento interanual de 148 por ciento.

Las exportaciones de manufacturas de origen industrial (MOI) con origen en Santa Fe mostraron durante los primeros nueve meses una recomposición interanual de 35,8 por ciento en valor y de 68,6 por ciento en volumen. Este mejor desempeño se fundamentó en las colocaciones externas de biodiesel de soja.

Daños colaterales

A fines de octubre, el ministro de la Producción santafesina, Luis Contigiani, presentó el quinto informe del Observatorio de Importaciones, donde se constató un importante descenso en la producción de la línea blanca (heladeras, cocinas, lavarropas) y de calzado como consecuencia del  ingreso de productos que ingresan a competir desde el exterior.

“Se produjo un aumento del 10,8 por ciento de las importaciones de bienes de consumo en el mes de septiembre a precios FOB en dólares reconocido por el propio Indec”, precisó el ministro, y acotó que el consumo internó cayó un 19 por ciento y subieron 13 por ciento las importaciones.

“Esas importaciones ingresan con un precio menor del 6,5 por ciento, o sea, aumentan los bienes de consumo en septiembre en la comparación interanual, e ingresan más baratos al mercado interno”, explicó.

Fuente: En Foco XXI – Cruz del Sur

(Visited 13 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here