Desde la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM) aseguran que los envíos podrían crecer un 60% gracias a la buena calidad de la cosecha triguera. Para 2017 proyectamos embarques por un millón de toneladas, a partir de la industrialización de 1,2 millones de toneladas de trigo”, señaló Diego Cifarelli, presidente de la entidad. Esto no impidió el cierre una planta en San Jorge.

Durante el remate del primer lote de trigo de la campaña en la Bolsa de Cereales de Córdoba, los referentes de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM) manifestaron un gran optimismo para 2017, año en el que esperan incrementar considerablemente las ventas al exterior. Según la entidad, la buena calidad panadera que están ofreciendo los trigos 2016/17 redundará en un mayor volumen exportado, con la incorporación de nuevos mercados. Las expectativas de la industria son crecer más de 60 por ciento.

El dirigente agregó que el año pasado “con una calidad pésima, pudimos hacer negocios” y que para el próximo, con calidad superadora, “creemos que vamos a estar conquistando nuevos mercados a los cuales no podíamos abastecer”. Con la harina de mayor calidad, los molinos esperan obtener mejores precios internacionales.

Buena materia prima

El buen nivel de gluten que muestran los trigos que llegan por estos días a los molinos hace que la industria sea optimista en cuanto a la conquista de nuevos mercados.

“El año pasado no vendimos a América Central porque la exigencia es trigo con 26 por ciento de gluten, lo mismo que en el nordeste de Brasil, donde la exigencia es de 28 por ciento. Creemos que el año próximo podemos llegar a esos destinos”, sostuvo el industrial.

De acuerdo con datos del Ministerio de Agroindustria de la Nación, la producción triguera en la actual campaña podría llegar a 14 millones de toneladas.

“Es posible que tengamos un saldo exportable de entre 8,5 millones y nueve millones de toneladas”, pronosticó Jesús Silveyra, subsecretario de Mercados Agropecuarios de la Nación, quien también participó de la convocatoria en la bolsa cordobesa.

A partir de la liberación de las trabas comerciales dispuestas hace un año, el trigo ha comenzado a traccionar una demanda internacional más fluida. El nivel de embarques durante lo que va de diciembre ya es récord para el mes en la última década. Según Silveyra, ya se declararon ventas al exterior por 1,8 millones de toneladas de la cosecha 2016/17.

Déficit logístico

Datos recabados por la FAIM indican que la exportaciones de harina de trigo -a octubre pasado- aumentaron 29% en volumen y 23% en valor en este año comercial.

Entre noviembre de 2014 y octubre de 2015, considerando ese ciclo comercial, las ventas al exterior de harina de trigo se ubicaron en 408.782 toneladas por 133,7 millones de dólares.

En tanto, en el período noviembre de 2015 y octubre de 2016 las exportaciones de harina alcanzaron las 527.643 toneladas por US$ 165,1 millones. Las retenciones se eliminaron en diciembre del año pasado y junto a la quita de las trabas para exportar dinamizaron el mercado desde ese momento.

Más allá de la mejora en la performance de las exportaciones, de los datos de FAIM se observa una leve disminución de los destinos adonde se coloca la harina. En rigor, de 13 destinos bajaron a 11.

Esto fue consecuencia, según admiten en esa cámara, de los mayores costos logísticos. Ante esta situación, la exportación se volcó más a los países de la región. En este sentido, Brasil y Bolivia pasaron de representar el 94% de la exportación al 96%. A Brasil, el mayor comprador, se enviaron en el período analizado 300.994 toneladas. Por su parte, Bolivia adquirió 202.995 toneladas, un alza del 79% versus el ciclo precedente.

Un molino menos en Santa Fe

La empresa Molinos Brüning de San Jorge cerró sus puertas de manera definitiva y dejó en la calle cerca de 30 empleados.

La noticia se conoció el viernes 16 de diciembre por la mañana, cuando los representantes gremiales de la empresa anunciaron el cierre en conferencia de prensa tras enterarse de la triste noticia.

Treinta familias quedaran sin un sustento laboral llegando a fin de año y en un momento general de crisis en el país. El sector fideero seguiría normalmente.

Según explicaron los delegados del gremio de trabajadores, esta situación se veía venir desde que el empresario Sergio Taselli adquirió la misma, a raíz de la falta de mantenimiento e inversión.

Los delegados Renato Piantanida y Eduardo Ambor señalaron: “dicen que cierra por una crisis en el sector, pero a pocos kilómetros abrieron un molino de última generación. Con la presentación que hicieron en el Ministerio de Trabajo pretenden indemnizar sólo con el 50% a los empleados, ya que mandaron a quiebra”.

Primer lote de trigo

El primer lote de trigo de la campaña 2016/14 -un camión con 31.120 kilos- se remató oficialmente, en las instalaciones de la Bolsa de Cereales de Córdoba, el pasado miércoles 14 de diciembre. La carga provino de la Estancia El Guadal SA, en la localidad cordobesa de Las Arrias, y se pagó $5.500 la tonelada. Fue la primera vez que el evento se realizó en Córdoba y fue organizado conjuntamente por la Bolsa de Cereales local y su par de Buenos Aires. El lote correspondió a una partida de la variedad NOGAL 111 SURSEM, sembrada el 15 de abril y cosechada el 3 de noviembre, con un rinde de 35 quintales, PH: 82,15 Kg./Hl y 34% de gluten. Durante el ciclo, el cultivo recibió 120 mm de precipitaciones.

El importe resultante del remate así como la comisión de la firma corredora será destinado a las siguientes Instituciones y ONGºs de la provincia de Córdoba: Fundación EFFETÁ de Alta Gracia, Escuela Congreso de Tucumán, Paraje El Durazno Las Arrias, Escuela Víctor Mercante, Paraje El Durazno Valle de Calamuchita y Fundación Soles Córdoba.

Fuente: En Foco XXI – CampoLitoral – Agrovoz

(Visited 51 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here