La megamuestra AgroActiva fue creada por Luis Nardi en los años ´90 y arrancó en la región fierrera típica de Santa Fe. Desde entonces, fue creciendo -con un fuerte componente de maquinarias agrícolas- entre esa provincia y Córdoba que también la albergó durante años. La conductora de la organización explica por qué la exposición vuelve a la zona santafesina de Armstrong, donde nació y reseña los cambios que se están preparando.

Rosana Nardi tomó el comando de la organización hace algunos años, a medida que se retiraba de esa tarea su padre Luis. Pero ya había empezado a trabajar en AgroActiva desde 1998 y la transición hacia la “presidencia” se deslizó con naturalidad.

En diálogo con MaquiNAC, explicó cuáles son las innovaciones que se proyectan para la muestra y cuál es la clave para que AgroActiva siga marcando una huella profunda en la mitad del calendario agrícola argentino.

Las razones del retorno

¿Qué factores influyeron para que AgroActiva, desde 2017, vuelva a la zona de Armstrong?

El factor más importante que influyó en la decisión es que la zona representa un lugar inmejorable en lo que respecta a la convocatoria de público. Es así porque estamos en la autopista que une a Rosario con Córdoba y la ruta 178, en el cruce que va a Las Parejas. También tenemos cerca la ruta 9. Por esas características, para la afluencia de público es un lugar espectacular. Y también el campo que hemos conseguido en Armstrong contribuyó a tomar la decisión.

¿Hubo pedidos de las empresas respecto a cambiar la ubicación?

También tuvo que ver el tema de los expositores, porque hace tiempo que la zona fierrera venía pidiendo, y sugiriendo, que nos acercáramos a ese lugar que es el corazón fierrero de la Argentina, donde está la mayoría de las empresas metalmecánicas. Así, los expositores tienen más facilidades respecto a los fletes y demás cuestiones que hacen a la participación en la muestra. Además, se dio esta posibilidad de encontrar el campo donde ahora se hará AgroActiva. Por otra parte, Armstrong, para nosotros, es especial más allá de esas dos cuestiones que son puramente funcionales para la exposición. Es especial por una cuestión sentimental que tiene que ver que con que AgroActiva comenzó en Armstrong hace ya 23 años. Y volver a ese lugar que vio nacer la muestra tiene un sabor muy particular. Ahí está la mayoría de nuestros amigos y los expositores de la zona son los que ayudaron a que AgroActiva sea una exposición tan grande y tan importante dentro de Argentina.

Enriquecer la experiencia

¿Se introducirán cambios en el perfil o en el contenido de la muestra?

Sí. AgroActiva es una exposición que nos supera a nosotros mismos, los organizadores. Como lo decimos en el slogan de este año, queríamos plasmar una idea: “AgroActiva es una experiencia”.Es algo que nos va superando; el público que asiste cada vez es más variado, los expositores también se van acomodando a ese perfil nuevo del público y, además, tenemos submuestras como llamamos nosotros a todos los sectores que se van sumando a la exposición. Apostamos a que la muestra siga creciendo y, desde nuestro lado, seguir innovando, seguir sumándole vectores con otros rubros que hagan más rica la experiencia de recorrer la muestra y que multipliquen las posibilidades de hacer negocios. También queremos ir perfeccionándonos en todo lo que significan los servicios, tanto sea para los expositores como para el público en general.

Existe un dato de la realidad: Hubo críticas cuando la muestra estaba en Monje, por ejemplo referidas a los baños y a las comunicaciones digitales.

Sí. Como sabemos, la exposición se hace a campo abierto y esa característica de AgroActiva no la queremos cambiar porque creemos que el tema de la masiva convocatoria de público que tiene la exposición -y que ninguna otra muestra ha podido igualar hasta ahora- tiene que ver con esta experiencia única de montar una ciudad en el medio del campo. Esto trae algunos inconvenientes. Cada campo al que vamos se plantea el tema de Internet. Puntualmente, en Monje tuvimos algunas complicaciones por el tema de la bajada. Nosotros siempre tomamos nota de estas cuestiones y ahora ya estamos trabajando con nuestro proveedor de Internet para que algunos inconvenientes no nos vuelvan a suceder. El tema de los baños también lo hemos encarado. Decidimos cambiar de proveedor y, paralelamente, se nos ocurrió la iniciativa de generar un sector de baños exclusivos para expositores. También resolvimos hacernos cargo nosotros de la limpieza de los baños porque ese es otro tema. Baños hay, porque no han faltado, pero el tema es que muchas veces, como era tercerizado el servicio, la limpieza no era la que correspondía o la que nosotros le exigimos a nuestro proveedor. Por ese motivo hemos decidido tomar el asunto a nuestro cargo para estar seguros. Todos los años hacemos un listado de todas las cuestiones que hay que mejorar y para 2017 también estamos abocados a ese proceso.

Un ánimo distinto

¿Se notó un cambio de clima entre los potenciales expositores cuando empezaron a organizar la edición de 2017?

Efectivamente. Ni bien salimos a vender, ni bien comenzó la campaña que fue en octubre, se notó el cambio de clima, la renovación de ánimo en el sector agropecuario y en todas las empresas relacionadas. Hay expositores nuevos para 2017 y muchos de los expositores que venían de antes han decidido ampliar su superficie. El tema de la sede, estar en Armstrong, creo que también ha sido determinante en el ánimo de las empresas. Pero, además de todo eso, por suerte se confirma lo que nosotros preveíamos y es que el impacto de las medidas adoptadas al comienzo del actual gobierno, no se vería reflejado totalmente en la primera exposición sino que se reflejará totalmente en la edición de 2017. Ya estamos teniendo claros indicios de que así será.

Además, AgroActiva lanzó líneas de financiación para acceder a un stand…

Tenemos líneas de financiación a través del Banco Credicoop y también a través del Banco Nación, que son muy importantes. Además, tenemos ahora la posibilidad de pagar con tarjetas de crédito y la financiación que cada uno de los bancos brinde según con qué tarjeta se pague. La idea es generar más facilidades de nuestro lado para las empresas participantes.

Novedades en preparación

¿Qué innovaciones se pueden adelantar sobre el perfil de la muestra en 2017?

Un aspecto clave está en el tema de los servicios sobre los que trabajamos para mejorarlos fuertemente. El campo donde se hará AgroActiva nos brinda la posibilidad de tener varias calles con ripio durante la exposición. También nos permitirá que los expositores tengan espacios de estacionamiento exclusivos, con accesos ripiados. Por otra parte, trabajamos en armar una plaza central en AgroActiva que se llamará Tecnoplaza. Estará relacionada con todo lo que tenga que ver con la tecnología dedicada al agro. Para esto contamos con la adhesión de importantes instituciones y entidades con las que trabajamos en conjunto para armar la temática de la Tecnoplaza. Entre ellas hay que mencionar a AAPRESID, MaizAr, CREA, ACsoja, Argentrigo y el INTA. También se suman la Facultad de Agronomía y el Conicet. La Tecnoplaza tendrá un auditorio exclusivo para dar charlas, espacios de encuentro como un bar y una confitería para sentarse, entre otros aspectos. En lo que respecta al área ganadera estamos proyectando un sector nuevo vinculado con capacitación y con demostraciones dinámicas. Estamos planeando, por ejemplo, tener tambos demostrativos, feedlots demostrativos y jornadas de capacitación.

AgroActiva surgió como una iniciativa de Luis Nardi, tu padre. A medida que él se retiraba de la conducción de la muestra ¿cómo se dio la transición?

Noté una continuidad en ese proceso. Hace casi 5 o 6 años que mi papá comenzó a retirarse y se fue dando la transición tan naturalmente que no podemos decir que haya una fecha específica en que se retiró y quedé yo. Mi trabajo en AgroActiva empezó junto a él; estamos los dos juntos, y mi hermano que en ese momento trabajaba en la muestra, y un grupo espectacular. Algunos de ellos siguen y otros han tomado nuevos caminos. Creo que todo el grupo de trabajo de AgroActiva tiene una filosofía de trabajo, de ser una muestra que brinde un servicio para el expositor, para el sector agropecuario. Mi papá nos supo inculcar la mística de trabajo en equipo que se continuó naturalmente y que se plasmó de tantos años de trabajar juntos. Algunas personas empezaron y continúan con nosotros y otras personas se fueron sumando, pero siempre con la misma filosofía de trabajo. Han cambiado muchas cosas, porque la realidad, las innovaciones y el paso del tiempo así lo exigen, pero la esencia de AgroActiva sigue siendo la misma.

Una muestra con perfil propio

La realidad está marcando que la otra megamuestra –Expoagro- transita una etapa de proyección, de crecimiento. ¿Hay una competencia entre las dos exposiciones o se complementan?

Nosotros percibimos que las dos exposiciones son complementarias porque tienen sus diferencias. Poseen perfiles de públicos muy distintos. Nosotros estamos en junio, después de la cosecha. Ellos están en otra época del año, totalmente diferente. Y estamos en dos zonas del país bien definidas. AgroActiva es una exposición que tiene que ver con la cantidad de público; llevamos muchísimo público específico del sector. Es una muestra del interior del país, a la que asiste gente de todo el país, esa es la particularidad de AgroActiva. El espacio que cubre es muy grande, tenemos aproximadamente 60 hectáreas de muestra estática y demostraciones dinámicas de maquinarias. Por estas características, el campo y las instalaciones que necesitamos son totalmente diferentes. Nos hemos encontrado con gente de Expoagro y comentábamos que son dos muestras diferentes, complementarias y que mientras les vaya bien a ellos, a nosotros nos irá bien y viceversa, porque eso significa que al campo le va bien.

Además, AgroActiva, a partir de sus organizadores, encarna un perfil familiar.

Si, nosotros tenemos una gran empatía con los expositores y con el público. Son los dos grandes pilares que trascienden a la exposición. AgroActiva es algo que dejo de ser lo que nosotros traccionamos, lo que movemos. Ahora es al revés: La gente nos escribe, nos pregunta dónde vamos a estar el año próximo y hay personas que son fanáticas de AgroActiva. La muestra tiene una gran identificación con el sector agropecuario y más aun con la gente del interior del país. Es la gente quien hace que AgroActiva sea tan grande. Va toda la toda familia del productor porque hay múltiples actividades. AgroActiva ya es una experiencia que merece ser vivida, lo sabe el sector, lo sabe el público que va y lo saben las empresas porque, justamente, nos acompañan sabiendo que hay algo que les garantizamos: mucho público específico del agro. En la exposición se genera un microclima de negocios que es muy difícil de encontrar en otro lugar. Y nosotros seguimos trabajando en potenciar la experiencia de Agroactiva.

Fuente: En Foco XXI – Maquinac

(Visited 24 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here