Con la Comisión de Enlace la semana anterior se definió generar una Mesa de Concertación Lechera para el inicio de marzo, en tanto el Consejo Federal Lechero volverá a encontrarse el 20 en nuestra Provincia, como primera cita del año y en medio de la emergencia.

A mucho más de un año de la nueva gestión del Gobierno nacional, debemos reconocer que el sector no se encamina. Dicho muchas veces en este espacio, desde la explicación de la lechería como la urgencia del inicio del mandato, la firma de un acuerdo en Venado Tuerto que jamás logró desde enero de 2016 sentar a una mesa a la comercialización para ordenar las cifras al consumo, pasando por las “otras prioridades” o los dichos de no “estar más en emergencia” de algunos funcionarios, hoy las cosas siguen en constante declive.

De aquellos cuatro pesos que se consiguieron por las inundaciones de abril, a los cinco pesos difíciles de lograr para las próximas liquidaciones, los costos, los gastos, las inundaciones, las negativas, la falta de ayudas cubren a un sector que no termina de ordenarse y lamentablemente faltará mucho para lograrlo.

En este marco, hace una semana se reunió el Subsecretario de Lechería de la Nación con la Comisión de Enlace, en el rubro específico. Allí se presentaron los últimos datos del Siglea, donde se destacó la baja productiva del 14 por ciento, entre otros temas.

Sin embargo, lo más saliente del encuentro en el que no estuvo, sin demasiada explicación, la Mesa Nacional de Productores de Leche, ni otras entidades, se empezó a forzar la voluntad de abrir obligatoriamente y de manera mensual las puertas de este espacio estatal. Fue así que tomando el caso de éxito de la carne, que al menos de este modo se vendió mediáticamente y así también lo interpretaron las entidades, se pidió dar pasos firmes en este sentido en el sector lechero.

CRA, Coninagro, SRA y FAA le pidieron a Alejandro Sammartino que se den a conocer los planes de trabajo de la Subsecretaría que conduce, detalles que jamás se dieron a conocer. Lo que las entidades entienden es que con mínimas acciones al momento e incluso con el lanzamiento del Sistema Integrado de Gestión de la Lechería y del Observatorio Lácteo (Ocla), allí quedan los puntos esenciales.

Es por eso que se definió que todas las entidades, incluyendo del mismo modo a la industria y de ser necesario se podrían citar a gobiernos provinciales, a partir del primer jueves de marzo se llevará a cabo este encuentro de una “Mesa de Concertación”, donde se puedan hacer lecturas políticas y técnicas del sector.

Uno de los aspectos a considerar es cambiar el control del Ocla a manos de universidades o de organismos del Estado, sacándolo de la órbita de la Fundación del Plan Estratégico de la Lechería, como hasta ahora, desde su lanzamiento a fin de año.

De este modo, con una mesa multisectorial se puede empezar a pensar en la lechería que todos quieren, en una puesta en común, para que cada eslabón maneje mejor su posición, con el dominio de los mismos datos, pero en igualdad de condiciones y con un ordenamiento como corresponde.

Hoy por hoy los datos del Siglea siguen demostrando que la materia prima en nuestro país no tiene valor real, que las pérdidas son constantes, a pesar de los lineamientos de ciertos standards, que están en absoluto superados por las bonificaciones.

Hoy la atomización de los precios es uno de los mayores problemas del sector. Sin embargo esto genera un escenario ideal para que en la provincia de Santa Fe se siga avanzando en tecnicismos que harán a la Consignataria de Leche, que permitirá mejorar el poder de negociación de productores y cooperativas, en medio de un panorama de reducción productiva, salida del mercado de muchos tambos e incluso, debilitamiento de empresas.

Además, cabe destacar, que este mes de febrero se reunirá en la provincia de Santa Fe el Consejo Federal Lechero. Este espacio que nuclea a la Nación y a los estados provinciales que se había encontrado casi por la fuerza en el pasado noviembre en Villa María, retomará su agenda el día 20 en la ciudad capital de nuestra Provincia, pero ahora con la premura de la emergencia hídrica y del golpe a la producción que llegó a recortar la recepción de leche cruda en 1,8 millón de litros de leche diarios en toda Santa Fe.

Sería interesante que de cada encuentro salgan novedades que puedan hacer avanzar a este sector y que no sean un mero cúmulo de reuniones que no van más allá de lo social, con funcionarios que se hagan cargo de su tarea y enfrenten los desafíos para los cuales fueron nombrados.

Créditos

Algo que es esencial aún no está dado por el Gobierno Nacional. La homologación de la emergencia hídrica aún no fue dada y esto empieza a complicar plazos para los productores. Si bien Santa Fe hace su parte y ya se comenzó con la reimpresión de certificados, se debe apurar el trámite nacional para frenar plazos de Banco Nación y AFIP, entre otros.

Mientras tanto, sin una certeza oficial, parece que el Gobierno de Mauricio Macri ya habría digerido la decisión de prestarle a Santa Fe 250 millones de pesos. Sumados a los 150 millones que va a disponer directamente la Provincia, se sumarían 400 millones de pesos –también como lo viene adelantando en exclusiva este Diario- que se entregarían a razón de dos mil pesos por vaca, con orientación netamente lechera, ya que para la agricultura el auxilio surgirá del fondo de emergencia nacional. Con un año de gracia para la devolución, será en un plazo a tres años el préstamo, con una tasa ínfima, de la cual se retirarán los fondos a reponer para las arcas nacionales, mientras que el dinero aportado por Santa Fe conformará, siempre en forma extrabancaria y por las comunas, un cúmulo de dinero de tipo anticíclico para afrontar posibles repitencias de fenómenos como los que se duplicaron en el último año.

Fuente: En Foco XXI – Castellanos

(Visited 33 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here