El Gobierno de Macri oficializó la quita de impuestos a la importación de productos y componentes informáticos. Con la firma Banghó como caso testigo, empresarios del rubro vaticinan un impacto negativo en la producción local que podría acarrear despidos. Desde la cartera de Producción provincial cuestionaron la medida y se disponen a monitorear la situación de las pymes de la región dedicadas a ese rubro.

El gobierno nacional finalmente publicó en el Boletín Oficial el decreto para eliminar los impuestos de importación en el rubro informático. Así, dejó de cobrarse el arancel del 12 por ciento para importar componentes y lo mismo pasará desde abril con el del 35 por ciento que pesaba sobre productos terminados como PC, tablets o notebooks. La medida fue presentada por la administración macrista como un aliciente para que bajen los precios al público y aumenten las ventas. “Esto es fantástico para la gente. Hoy en día es impensable no tener estos elementos de tecnología y pensamos que esta medida multiplique por dos la cantidad de computadoras que se venden”, celebró el secretario de Comercio de la Nación, Miguel Braun. Lejos de ese optimismo oficialista, distintos actores del sector informático (empresarios, productores, ensambladores) estiman que estas facilidades para el ingreso de mercadería importada los dejarán fuera de competencia y que eso se traducirá en el cierre de los emprendimientos o, como mínimo, en la pérdida de puestos de trabajo.

El temor no es infundado: el mes pasado (cuando ya se conocía la intención de quitar los aranceles) la firma PC Arts Argentina, que produce las computadoras y notebooks Banghó, cerró su planta en Buenos Aires dejando a 240 empleados en la calle. El presidente de la empresa, Carlos Suaya, adelantó que los despidos llegarán a 400 y confió a periodistas de MinutoUno que en los últimos meses intentaron explicarle al Gobierno que había “alternativas” entre el 35 por ciento que regía y la eliminación total del tributo, pero sostuvo que “fue imposible tener un diálogo”.

Rosario

En Rosario y la región, con numerosas empresas del rubro informático, la preocupación es evidente. Desde el ministerio de Producción provincial se disponen a hacer un relevamiento de toda la cadena que se verá afectada para realizar un monitoreo del impacto de esta medida. El titular de esa cartera, Luis Contigiani, no dudó en vaticinar un duro golpe a la industria informática de la zona.

“Desde hace años se trabaja con una cadena de valor de base tecnológica donde se aglutinan a pymes y a empresas muy pequeñas, en su mayoría compuestas por jóvenes, que se fueron desarrollando con proyectos de ensamble y de desarrollo tecnológico. Y ahora este gobierno nacional viene a sacrificar todo eso para que la clase media más alta pueda acceder a una mejor computadora o tablet”, dijo.

Estragos

El ministro, que desde el Observatorio de Importaciones viene cotejando en forma periódica junto a la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) los estragos de la apertura de importaciones en la provincia, consideró que hubiera sido más considerable aplicar la quita de aranceles en forma gradual y no mediante un shock. Sin embargo, señaló que esta medida va en sintonía con el modelo de país que diseña la administración macrista. “Cero arancel en insumos y cero arancel en productos terminados con el objetivo de que un sector de la población tenga mejores precios es una clara postura anti desarrollo, anti trabajo. Es anti nacional y cipaya”, lanzó.

Tras reconocer que existe una brecha tecnológica que impide que la Argentina compita de igual a igual con las potencias de ese rubro, Contigiani afirmó que el Estado debería apostar al empoderamiento de las producciones locales y a buscar más estrategias en lugar de asumir la “dependencia”. “Como país sería sano integrarnos a la cadena global mediante la especialización y la inversión. Ahora lo único que plantean como alternativa es la reconversión”, concluyó.

De acuerdo a las declaraciones de Sergio Airoldi, al frente de la firma rosarina Air Computers, los precios bajarán “en un 15-20% en promedio en lo que no haya bajado por una cuestión de licuación de stock. No es tan lineal cómo se va a trasladar, pero eso lo irá dando el mercado”. No obstante, el empresario dijo a periodistas de PuntoBiz.com: “A la larga sí vamos a ver productos más económicos”.

Asimismo, Airoldi señaló que la mayor preocupación en Air Computers es que la adaptación se pueda realizar en forma gradual. El empresario detalló: “La parte negativa es que veníamos de un gobierno que fomentaba la fabricación local, que nos hizo hacer inversiones muy importantes a los fabricantes locales, tanto de robótica como en inversión de desarrollo de personal capacitado. Pero bueno, está tomada la decisión. Nos vamos a acomodar. Venimos trabajando este tiempo para reestructurar toda la parte de producción, estamos tratando de cerrar contratos de soporte y servicio técnico para empresas internacionales, con lo cual vamos a tratar de minimizar la expulsión de gente”.

Reconversión

La reconversión en Air Computers implicará una reducción de su parte industrial, que se convertirá en prestadora de servicios. “La idea es ser soporte de garantía tanto de marcas nacionales que van a seguir, como la nuestra, como multinacionales que seguro van a estar con más presencia en el mercado”, explicó el empresario a PuntoBiz, y agregó: “En Air Computers la parte de fabricación era un 30% de la venta, con lo cual nunca dejamos de ser distribuidores de otras marcas. Somos distribuidores de 50 marcas, pero nos preocupaba la parte de personal, la crisis que generó en la fábrica. La parte distribuidora en realidad se va a ver beneficiada con toda esta movida”.

Bajo el título “Cobra forma el sueño de un Silicon Valley en el sur de Rosario”, este medio publicaba en septiembre de 2014 una nota en la que daba cuenta de las expectativas que generaba la radicación en un sector del predio del ex Batallón 121 de un conjunto de empresas informáticas nucleadas en el Polo Tecnológico Rosario (PTR). El entonces director de esa entidad, Raúl Siri, destacaba que la llamada “Zona i – Área Tecnológica Nodo Rosario”, preveía para los pujantes emprendimientos informáticos “un espacio donde trabajar en forma sinérgica para posicionar a la ciudad y la región como una zona de referencia en esas actividades”. El destino de semejante proyección ahora resulta incierto.

Fuente: En Foco XXI – Diario Cruz del Sur

(Visited 71 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here