El secretario general de Uocra Rosario, Carlos Vergara, manifestó así la preocupación que existe en el gremio ante el convenio que el Gobierno aspira a sellar con el país asiático para importar viviendas prefabricadas destinadas a sectores sociales. La problemática fue uno de los ejes analizados en el reciente Congreso Nacional Ordinario que se celebró en Mar del Plata.

En el marco del 28° Congreso Nacional Ordinario celebrado en Mar del Plata, la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) la conducción de Gerardo Martínez planteó una firme posición en defensa del trabajo argentino y mostró preocupación ante la posible llegada de partidas de viviendas prefabricadas procedentes de China.

Carlos Vergara, secretario general de la seccional Rosario y miembro de la Comisión Directiva Nacional a cargo de la Secretaría de Finanzas del gremio, fue claro al respecto: “Traer casas prefabricadas anula las chances de que el trabajador intervenga en la construcción de viviendas, de que pueda ganarse su jornal realizando esa tarea. La Uocra está, va a estar y estará siempre en contra de esta idea de traer viviendas desde afuera porque no generan puestos de trabajo”.

Aunque en el congreso se ratificó el camino del diálogo con el gobierno nacional más allá de las diferencias políticas y se celebró la reciente firma del Acuerdo Federal por la Construcción, que prevé la edificación de 100 mil viviendas, tanto el secretario general de Uocra, Gerardo Martínez, como los máximos dirigentes del gremio coincidieron en que la importación atenta contra el repunte en el empleo que demanda el sector.

“Traer prefabricadas sería un duro golpe a las expectativas que hay con el acuerdo por viviendas sociales. La importación terminaría beneficiando a un grupo económico de empresas que tienen un capital para traer esas viviendas. Nosotros estamos en desacuerdo y vamos a sostener la negativa. No lo vamos a aceptar de ninguna manera porque atenta contra la mano de obra de los trabajadores constructores argentinos”, afirmó Vergara.

En su discurso ante los delegados y dirigentes que participaron del congreso nacional, Martínez se refirió a la necesidad imperiosa que existe en el país de recuperar el nivel de empleo en la construcción y defendió el camino que viene transitando Uocra en su relación con el actual gobierno nacional.

Al referirse al acuerdo que suscribió Uocra con Nación y las cámaras del sector para construir 100 mil viviendas en todo el país, destacó el hecho de que la defensa de los intereses de los trabajadores, con el empleo como prioridad, esté siempre por encima de las diferencias políticas.

Recordó que la caída que acumula la industria de la construcción desde julio de 2015 provocó la pérdida de más de 80.000 puestos de trabajo y que esta dura coyuntura requiere del diálogo de todos los sectores en pos de medidas que promuevan la reactivación.

Previo al congreso de Mar del Plata, Gerardo Martínez había anticipado a algunos medios periodísticos su rechazo a la utilización de prefabricadas en los planes destinados a viviendas sociales.

“Provocará un impacto negativo en la generación de puestos de trabajo ya que la construcción es lo que más mano de obra intensiva genera. Nuestros trabajadores están altamente calificados para este tipo de construcciones”, dijo, y la consideró una medida “incongruente con el anuncio de construir 100.000 viviendas”.

Fuente: En Foco XXI – Cruz del Sur

(Visited 50 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here