Son tiempos duros para la industria local. La Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) y el Observatorio de Importaciones de Santa Fe lanzaron ayer un informe sobre cómo aumentó el ingreso de productos comestibles y manufacturados al país y que compiten con los generados en la provincia. Según aclararon fue a pedido de varios sectores productivos que detectaron situaciones alarmantes.  Las cifras que se detallan son las del primer cuatrimestre de los años 2015, 2016 y 2017.

Los diez más traídos

El producto cuya importación creció más en porcentaje fue el ventilador de techo. En 2015 habían entrado solo dos. En 2016 fueron 320 y un año más tarde 3.128, llegando a un alza de 156.300 por ciento. El segundo en el ranking fueron las cebollas, cuya importación trepó un 69.219 por ciento en dos años. En 2015 fueron 238 kilos, en 2016, 81 mil, y en 2017, 164.980. El tercer ítem más importado fueron esponjas de cobre con un alza de 31.157 por ciento. En 2015 entraron 432 unidades, en 2016 ascendieron a 113.620 y en 2017 treparon a 135.031.

Más lejano, pero igual de alarmante para las empresas locales, está el queso azul –subió un 6.299 por ciento, cuando en 2015 ingresaron 70 kilos, en 2016 fueron 1.843 y en 2017, 4.479–; las exhibidoras, que aumentaron un 3.205 por ciento porque en 2015 entraron 191, en 2016 fueron 121 y este cuatrimestre 6.484 unidades de línea blanca, que en el caso de Rosario compite con las fábricas apostadas en el corredor Ovidio Lagos entre la Circunvalación y el límite del municipio. Le siguieron las escuadradoras, una máquina con la que se corta madera con precisión, y que creció 1.367 por ciento en dos años.

En 2015 habían entrado 43 unidades. En 2016, 150 y los últimos cuatro meses fueron 631. También fue alto el ingreso de tomates enteros, en trozos, preparados o conservados. Pasaron de 601.820 kilos a 6.624.879 llegando a más de mil por ciento de aumento en dos años. También en el rubro alimenticio y dentro del ranking de los más importados está la jardinera, mezcla de verduras, que creció 954 por ciento porque en 2015 entraron 20.736 kilos, en 2016 fueron 206.877 y en 2017, 218.621. El decálogo de productos lo completan los cortafríos, un cincel para cortar hierro frío a golpe de martillo –aumentaron 970 por ciento luego de que en 2015 entraron 21.166 unidades y en 2017 fueron 226.472– y los caramelos duros que aumentaron un 859 por ciento, de 40.258 kilos en 2015 a 386.209 en 2017.

Marca registrada

Capítulo aparte se lleva la parte del informe sobre maquinaria agrícola, cuando es conocida la influencia de esa industria en Santa Fe, donde a 2012 significaba la mitad de la producida en Argentina, empleaba a más de 2 mil trabajadores en más de 300 empresas que exportaban a Venezuela, Rusia, Ucrania, Uruguay, Brasil, Chile y Sudáfrica. En este rubro la importación de cosechadoras aumentó 521 por ciento, un 184 por ciento las pulverizadoras y 338 por ciento los tractores. Según el Observatorio de Importaciones de Santa Fe y Fisfe, hasta mayo de 2015 ingresaron al país 47 cosechadoras, 21 pulverizadoras y 199 tractores. Al año siguiente en el mismo período el número se elevó a 77 cosechadoras, 22 pulverizadoras y 263 tractores. Finalmente la tendencia se precipitó en 2017 cuando el mes pasado se registró el ingreso de 325 cosechadoras, 71 pulverizadoras y 870 tractores.

Dame dos

El informe sostiene que una gran cantidad de productos aumentaron su ingreso desde el exterior por encima del 100 por ciento en dos años. Entre otros, carne porcina, bondiola, quesos, pulpa de frutilla, maíz en lata, zanahorias en lata, caramelos blandos, anteojos de sol, heladeras, calzado, textil, heladeras, colectivos, muebles de oficina, colas y otros adhesivos, colchones, machetes, prendas de vestir, algodón sin cardar. Entre los que más crecieron están los sommier, subieron un 700 por ciento (en 2015, 1.520; en 2016, 4.971 y en 2017, 12.328 unidades), un 627 por ciento las licuadoras (en 2015 fueron 39.872 unidades, en 2016, 51.255, y en 2017, 289.672), y silos, otro producto para la actividad agropecuaria, un 335 por ciento. En 2015 fueron 31, en 2016, 91, y este año 135.

A favor

Entre los productos que fueron pedidos de relevar por productores de Santa Fe y que registraron una baja respecto a los que venían ingresando están los tubos y perfiles huecos sin soldadura de hierro o acero para oleoductos o gasoductos –en 2015 fueron 7.617 toneladas, en 2016, 4.023 y en 2017, 2.795–, engrasadoras neumáticas ya que en 2015 entraron 9.868 unidades, en 2016, 26.382 y en 2017 sólo 5.153, entre otros que bajaron más de un 40 por ciento. Completan la nómina las tenazas (-22 por ciento), las palas forjadas (-34 por ciento), celdas de carga (-42 por ciento), calefactores eléctricos (29 por ciento), y aspiradoras (-15 por ciento).

Fuente: En Foco XXI – El Ciudadano

(Visited 50 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here