“Cualquier cambio que se haga en estos diferenciales (por las retenciones, de 0,13% para el biodiésel, 27% el aceite de soja y 30% el grano) hay que mirarlos con mucho cuidado porque puede implicar cerrar una industria”, dijo Luis Zubizarreta, presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) al referirse a las negociaciones del biocombustible con Estados Unidos.

El 22 de agosto pasado, Estados Unidos aplicó aranceles promedio de 57% al biodiésel argentino cuando venía cobrando un 4,5%. El mes pasado, el gobierno nacional le presentó a la administración de Donald Trump una propuesta para autolimitar sus exportaciones al volumen de 2016, que fue de 1,5 millones de toneladas.

EE.UU. dejó trascender que la Argentina debía revisar su sistema de retenciones, algo que, se prevé, hará el Gobierno luego de las elecciones, con una suba de los derechos.

“La Argentina tiene un diferencial a favor de la industria por el sencillo motivo de que los países que compran habitualmente ponen protección a la industria de ellos, entonces nosotros de alguna manera hacemos una política espejo, para poder industrializar parte de nuestra producción agrícola porque si no venderíamos solamente las materias primas y no tendríamos agroindustria local”, dijo Zubizarreta.

“Y en esa línea creemos que cualquier cambio que se haga en estos diferenciales hay que mirarlos con mucho cuidado porque puede implicar cerrar una industria”, enfatizó.

Fuente: En Foco XXI – La Nación

(Visited 10 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here