El Movimiento CREA dio a conocer sus proyecciones para la producción durante este año: estima que en 2017 va a ser menor que el año anterior, con un -8,4%. Aunque destacan que luego de un 2016 donde los costos se dispararon y las inclemencias climáticas impactaron negativamente en la producción, hoy el sector lechero argentino se experimenta cierta recuperación.

“Aunque este año hubo mejores relaciones de precio leche-maíz y un invierno que permitió buenas tasas de crecimiento de los recursos forrajeros, no se llegó a recuperar el impacto en el largo plazo que tuvieron los cambios macro económicos de finales de 2015 y la crisis climática en las distintas cuencas a lo largo del 2016, que todavía persiste en el presente año en algunas zonas”, advierten.

Sin embargo, el sector halla cierta estabilidad. “La producción intermensual viene aumentando en los últimos 6 meses, acorde a lo esperado para esta época del año, mejorando así los números de las empresas lecheras. Si el precio por litro en términos reales hubiera acompañado, la situación sería mejor aún todavía. En los últimos 6 meses, el precio nominal pagado al productor mostró un aumento del 5,1 %, ubicando el mismo en $5,74 por litro para el mes de octubre. Al ajustar este precio por inflación, durante ese mismo período, el mismo decreció un 2,8%”, informan.

Así, para los próximos meses CREA estima que el precio se mantendrá o aumentará. Por el lado de la demanda, el principal destino de la leche es el mercado interno. Si las variables macro continúan con su evolución actual, se espera una mejora en la masa salarial en el país, y en mismo sentido se espera un aumento en consumo de productos lácteos, que está en correlación con dicho indicador.

Los factores principales que complican la producción son, por un lado, el clima, ya que varios tambos de la cuenca Oeste de la provincia de Buenos Aires o Sur de Córdoba y Santa Fe se encuentran en situación de anegamiento. Esto afecta principalmente cuestiones de logística interna dado que aumentan los costos de producción y se generan caídas en la producción individual, consecuentemente disminuye la facturación y baja la rentabilidad en este grupo de empresas. El otro factor que afecta las empresas es la dispersión en precio pagado al productor. A modo de ejemplo, el precio por litro pagado en la provincia de Buenos Aires es de $l5,79 mientras que en la provincia de Córdoba es de $l5,61.

Fuente: En Foco XXI – Punto Biz

(Visited 3 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here