Las exportaciones de soja, harinas proteicas y aceites seguirán con una alta carga fiscal. Un estudio de la Bolsa de Cereales de Córdoba estima que los retenciones que va a tributar la cadena sojera durante el 2018 y 2019 ascenderán a 7.100 millones de dólares, a pesar de la progresiva reducción en los retenciones que comenzó a aplicar el Gobierno a partir de este mes.

El trabajo señala que la cadena oleaginosa continuará aportando una gran cantidad de recursos durante los próximos dos años y que, en cambio, los derechos de exportación de otros sectores -que no están vinculados al agro- se replegaron de 1.500 millones de dólares en 2015 a 127 millones de dólares en 2017. “En el 2018, el complejo sojero tributará 31 veces más que todas las actividades de la economía gravadas con derechos de exportación”, destacan los especialistas de la Bolsa cordobesa.

El estudio cuestiona los argumentos que criticaron, durante las últimas semanas, la decisión de bajar en forma progresiva las retenciones a la soja un 0,5% por mes. “Es necesario recordar que a fines de 2015 los cambios en la política agropecuaria no tuvieron por objetivo fijar un esquema de ventajas hacia la agroindustria, sino aminorar la detracción de recursos que ha sufrido el sector de manera extraordinaria a partir de 2002”, recuerda el informe.

Entre 2002 y 2017, la agroindustria tributó en concepto de retenciones 86.450 millones de dólares, mientras que el resto de los sectores económicos aportaron algo más de 33.000 millones de dólares. Si se considera solo el clúster sojero, la cifra fue de 64.000 millones de dólares, que equivale al 54% del total recaudado por derechos de exportación.

Los técnicos de la Bolsa cordobesa estiman que la reducción de las retenciones al “poroto”, aceite y la harina de soja van a representar unos 451 millones de dólares menos en 2018 y unos 1.403 millones de dólares menos en el 2019 (1.854 millones de dólares).

Pero por el aumento de las retenciones al biodiésel (al 8%), una medida muy cuestionada por la agroindustria, se generará un incremento en la recaudación anual de 112 millones de dólares (224 millones de dólares sumando 2018 y 2019). Así, calculan que lo que dejará de aportar la cadena oleaginosa asciende a 1.630 millones de dólares y que las retenciones en 2018 representarán unos 4.000 millones de dólares y al año siguiente 3.100 millones de dólares (7.100 millones de dólares en total).

A la ecuación -según los especialistas cordobeses- hay que sumar que la eliminación de los derechos de exportación tendrá por efecto un aumento de los precios sobre los principales productos del complejo sojero en la plaza local, lo que se traduce en un incremento de la base imponible sobre la que si tributan gravámenes nacionales, provinciales y municipales (impuesto a las ganancias, IVA, ingresos brutos, etc.).

“Considerando estos efectos, el Estado recaudaría 835 millones de dólares adicionales en los próximos dos años, lo que implica que el costo real de la medida oscile en los 795 millones de dólares para ambos años”, indica el estudio.

Fuente: En Foco XXI – Punto Biz

(Visited 11 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here