Convocados por los gremios nucleados en la Intersindical Firmat, antes del fin de semana sindicatos de la región sudoeste de Santa Fe se reunieron en la sede del Sindicato de Trabajadores Municipales de Firmat. Dirigentes gremiales de Rufino, Casilda y Venado Tuerto se reunieron con los anfitriones y acordaron discutir y llevar adelante un plan de lucha coordinado: la primera acción será convocar a una caravana de trabajadores que en principio iniciará el recorrido en Rufino y culminará en un acto en Rosario, cuya fecha y detalles finos se discutirán en una próxima reunión.

En Firmat, donde la población se mantuvo meses en vilo por la debacle y el conflicto en la firma Vassalli, distintos gremios convocaron una primera reunión para discutir cómo defender a los trabajadores del Sur de Santa Fe y repudiar la reforma previsional, el pacto fiscal y el proyecto reforma laboral, además de exigir las paritarias sin techo y una especial atención a los despidos en la región.

La reunión se hizo en el marco de encuentros similares que se replican en otras regiones de la provincia con el mismo recorrido: la formación de intersindicales y multisectoriales a nivel local que luego se coordinan a nivel regional.

De la reunión fueron parte dirigentes de Venado Tuerto durante la mañana de la misma jornada del cónclave dieron el puntapié inicial a la creación de la Intersindical local. La Intersindical de Firmat fue la primera en formalizarse, y lleva más de dos años de existencia.

En el documento fundacional de la Intersindical de Venado Tuerto, hubo consenso con el resto de las Intersindicales para tomarlo como propio y defender los cinco puntos que en el mismo se desarrolla. También llegaron a un acuerdo que era hora de pasar a la acción, más allá de los documentos que se presentan y el primer punto discutido fue el rechazo al Pacto Fiscal que firmó el Gobernador Miguel Lifschitz “y que ahora pretenden tratarlo mediante una sesión extraordinaria en la Legislatura provincial”.

En ese sentido, los gremios reclamarán a los legisladores provinciales que no refrenden el acuerdo con la Casa Rosada –la única provincia que no firmó el Pacto Fiscal es San Luis–. Para ello dirigentes gremiales de cada localidad buscarán reunirse con representantes legislativos en plenarios donde participen las demás intersindicales y en los que les reclamarán que no acompañen ninguna ley en contra los intereses de los trabajadores.

Al mismo tiempo, en la reunión en Firmat se debatió sobre la necesidad de llevar adelante un plan de lucha en la antesala de la discusión paritaria rechazando por unanimidad el 15 por ciento que se pretende imponer como techo desde el Ejecutivo nacional, además de otros puntos entre los que se destacó el riesgo en el que están los puestos laborales de los peajes por el plan del gobierno nacional de eliminar la mitad de las cabinas en las rutas nacionales.

Crece desde el pie

En el plenario en Firmat fueron tomando la palabra referentes de las distintas Intersindicales presentes, aportando distintas ideas sobre cómo sumar fuerzas “y sensibilizar a los trabajadores para que tomen conciencia de las medidas de gobierno que atentan contra su dignidad”, según refirieron los participantes. En ese marco, entre distintas propuestas destacaron la de la Intersindical de Casilda, que lanzó la idea de la caravana de trabajadores desde Rufino a Rosario para finalizar con un acto. Y en ese sentido se decidió ampliar la convocatoria a más nucleamientos gremiales, como el Movimiento Obrero Santafesino (MOS, donde participan la CTA y varias regionales de la CGT), el Movimiento Sindical Rosarino y la propia CGT.

Por otro lado los dirigentes de Venado Tuerto propusieron un gran plenario de organizaciones sindicales a escala regional, y los firmatenses “decretar el estado de alerta y movilización en caso que se trate la reforma laboral”.

Finalmente, se acordó una próxima reunión para comenzar a trabajar en la caravana que posiblemente será en la tercera semana de febrero, impulsada por el sindicalismo de base nucleado en las Intersindicales.

Póngale la firma

Las intersindicales que se reunieron en Firmat resolvieron sumarse a la campaña de recolección de firmas que busca reunir un millón de voluntades para forzar al Congreso a que trate un proyecto de derogación de la reforma previsional. La ley, que entre otros aspectos modificó el cálculo de la movilidad de haberes –dejando a los pasivos con una suba menor que con el anterior sistema– y la base de haberes para los nuevos jubilados, cosecha un rechazo mayoritario en la sociedad, según todas las encuestas.

Fuente: En Foco XXI – El Ciudadano

(Visited 17 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here