“Es cierto, estamos reunidos, pero te puedo asegurar que por lo menos hoy no vamos a llegar a ningún arreglo con esta gente”. Con esta frase, el dirigente de los aceiteros Daniel Yofra ratificó la continuidad del paro que sector sostiene desde hace 16 días en reclamo de un sustancioso incremento de salario en las paritarias del sector.

Mientras esto ocurre, trascendió que unos 30 barcos cargueros internacionales —10 de ellos en el cauce del Paraná y otros 20 en la zona del pontón de recalada del Río de la Plata— permanecían en distintas situaciones de espera a raíz del conflicto.

Las negociaciones evolucionaron hasta el lunes, cuando por lo menos cuatro piquetes se instalaron en la zona de las cerealeras del norte de Rosario hasta la noche, sostenidos con el franco apoyo de la CGT San Lorenzo, pese a que los aceiteros de ese departamento no adhirieron a la medida nacional.

Ese día por la tarde, la Federación de Trabajadores Aceiteros de la República Argentina volvió a reunirse con miembros de la Cámara de la Industria Aceitera de República Argentina (Ciara), en el Ministerio de Trabajo de la Nación, para discutir la nueva escala salarial en el sector. Allí, ante un pedido de la cartera laboral nacional y como un gesto de buena voluntad se acordó levantar los piquetes.

Los trabajadores sindicalizados reclaman un incremento salarial del 42 por ciento, en tanto que las empresas contraofertaron un 24 por ciento.

No obstante, y aunque las cifras parecen irreconciliables, es cierto que las partes todavía apuestan a sostener el diálogo y la prueba es la misma reunión informal desarrollada ayer, pese a la desalentadora síntesis hecha por Yofra a este diario. El jueves, y ya bajo la presión del ministerio, habrá otro intento de negociación.

Igual, los aceiteros sostienen la huelga en todo el territorio nacional, a excepción del departamento San Lorenzo, en cuyo territorio posee jurisdicción exclusiva el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros, entidad desfederada hace años y que no se plegó al paro. Por razones de logística, el grueso de la protesta seguirá concentrándose sobre el sur de Rosario (Villa Gobernador Gálvez, General Lagos, Alvear y Arroyo Seco), donde están radicadas varias terminales fabriles y agroexportadoras de aceite.

Si para el jueves las partes tampoco llegaran a un acuerdo, la Federación de Trabajadores Aceiteros acentuaría su medida de fuerza y sumaría la anunciada por la CGT San Lorenzo, quien en la voz de su líder Edgardo Quiroga el martes anunció un paro general en todos los puertos del Cordón Industrial norte en reclamo a igual aumento de haberes en el denominado Salario Mínimo Regional (ex COPA).

Fuente: En Foco XXI – La Capital

(Visited 33 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here