“Acá parece que la huelga es la única salida”, apuntó Carlos Vergara, el delegado a cargo de la Uocra San Lorenzo (y a la vez secretario general de la Uocra Rosario) de modo casi terminante, pero más aún desesperanzado de hallar un entendimiento a través del diálogo para recuperar no menos de 1000 puestos de empleos perdidos desde diciembre a la fecha a razón de la paralización de las obra en la Termoeléctrica de Timbúes.

Antes de ayer, en Capital Federal, se concretó la segunda reunión conciliatoria convocada por el Ministerio de Trabajo de la Nación entre las partes en conflicto, esto es, el gremio y el consorcio a cargo del proyecto, luego que la Uocra desplegara la semana pasada un piquete en todos los accesos a las terminales portuarias.

A pesar de las expectativas, los protagonistas de la reunión sacaron poco en limpio, pues mientras los funcionarios de la Secretaría de Energía de la Nación -presentes en la cita- confirmaron que el gobierno no debe un peso, uno de los socios del consorcio, General Electric, adujo que los planteos deben canalizarse por Duro Felgueras, y éste dijo que la Nación debe re presupuestar el proyecto para seguir avanzando.

“En un momento les pedí disculpas a todos por exigir la reincorporación de los compañeros”, dijo Vergara con ironía. A la hora de la verdad, para el sindicalista ninguno se comprometió “a resolver nada” y por ende, la vuelta a las medidas de fuerzas parece ser un hecho.

Igual, el gremio aguardará a la finalización de la conciliación obligatoria vigente, que vence el próximo martes. Si para entonces no hay alguna novedad que satisfaga las demandas sindicales, se aventura una vuelta a los piquetes en los accesos a las terminales portuarias y hasta una posible huelga general.

La Uocra solicita que se reincorpore alrededor de 1000 a 1200 trabajadores que, desde diciembre a la fecha, fueron perdiendo sus puestos de trabajo porque la mega obra en Timbúes se paralizó, a pesar que aún falta construir casi la mitad del emprendimiento.

El consorcio encabezado por la española Duro Felgueras insiste en recalcular el proyecto original que el gobierno nacional acepte dicho ajuste; caso contrario, los trabajos no se reiniciarían. La Nación, que tiene pago hasta la última certificación, espera que el consorcio reactive la Termoeléctrica, y las empresas contratadas, muchas de ellas Pymes de la zona, aguardan por cobrar sus servicios prestados.

Fuente: En Foco XXI – SL24

(Visited 18 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here