“Desde la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) delegación Rosario vemos con gran preocupación el recorte presupuestario a la obra pública”. Así lo aseguró su titular, Franco Gagliardo, quien consideró que “cuando pensábamos que ya era un concepto desterrado, se vuelve a tomar obra pública como gasto y no como inversión”.

“Es como si se desconociera el tremendo círculo virtuoso que representa en la economía”, agregó el ejecutivo, quien lo puso en números: “Tenemos profundamente estudiado que invertir en infraestructura tiene un efecto multiplicador en la economía de 2,14”.

“Además, de lo que se invierte en infraestructura, regresa al Estado en forma inmediata el 40% en impuestos, que pagan contratistas, proveedores, trabajadores, que movilizan la extensa cadena de valor de la construcción”, señaló sobre el impacto también en las cuentas públicas.

“El presupuesto de obra pública 2018 es de 200.000 millones, de los cuales 140.000 millones son transferencias directas a provincias. La inversión real anual del Estado nacional es 62.000 millones, el recorte de 30.000 millones es el 50%. Un gran recorte. Esperamos en los próximos días contar con más detalles a los fines de poder evaluar su impacto”, señaló.

“Las Participación Público-Privada (PPP) no van a reemplazar este recorte. Son complementarias y difícilmente estén en plena ejecución durante 2018”, dijo.

“Los proyectos de Participación Público-Privada implican intervenciones en grandes corredores viales. Obras de infraestructura básica, saneamiento, desagües, viviendas, infraestructura social, no serán ejecutadas mediante PPP sino mediante obra pública”, consideró el presidente de la delegación Rosario de la CAC.

Santa Fe y municipios

“También vemos con preocupación lo que ocurre en el ámbito de las obras provinciales y municipales. La provincia viene invirtiendo a muy buen ritmo hasta ahora, con muchas obras importantes lanzadas y en plena ejecución, pero la legislatura aún no ha aprobado el nuevo endeudamiento solicitado de 500 millones de dólares, lo que pone en riesgo la continuidad de este plan, incluso de obras ya empezadas”, explicó Gagliardo.

Además, señaló que “el contexto nacional e internacional trae preocupación, las recientes medidas económicas retractivas implicarán una baja de actividad, menor recaudación derivando en algún ajuste a nivel presupuestario provincial también”.

Por otro lado, “de aprobar la Legislatura el endeudamiento, los mercados internacionales no están en un buen momento para la toma de deuda, lo que puede llevar a que se consigan tasas demasiado altas o esperar el momento indicado para endeudarse, lo que implica demoras en disponer el capital para invertir”, dijo con preocupación el titular de la delegación local de Cámara Argentina de la Construcción.

Fuente: En Foco XXI – On24

(Visited 9 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here