En el sur de la provincia, Black Bamboo Enterprise SA destinará 7 millones de dólares para acondicionar su planta de Hughes. En Casilda, Rafaela Alimentos SA desembolsó 3 millones de dólares para mejorar la faena con destino a exportación.

Con el dólar en alza y un prometedor mercado externo, el sector cárnico santafesino es uno de los que mira con mayores expectativas el futuro a corto y mediano plazo. La reciente firma de un histórico acuerdo con China -que permitirá a la brevedad el ingreso de nuevos productos- motoriza inversiones en un segmento económico con gran despliegue en esta provincia.

Una de ellas está prevista en la localidad de Hughes, en el frigorífico que desde fines de 2015 posee la firma de capitales chinos Black Bamboo Enterprise SA. En este caso, el plan es destinar 7 millones de dólares para acondicionar la planta, con tareas que incluyen desde infraestructuras básicas hasta la ampliación de la capacidad de almacenamiento. Con todo se generarían entre 80 y 100 nuevos puestos de trabajo.

Luis Medina, gerente general de la compañía, valoró la apuesta: “Si uno no actualiza las instalaciones como para seguir siendo competitivo, queda desfasado en el mercado y las inversiones migran a otro lado”, remarcó, aunque subrayó las dificultades que aún persisten respecto de la prestación del servicio eléctrico en la zona, que motivaron la reciente visita de la ministra de Producción, Alicia Ciciliani al sur provincial.

Otra de las empresas que está concretando desembolsos es Rafaela Alimentos SA, que recientemente finalizó uno por 3 millones de dólares en su planta en Casilda, destinado a optimizar el faenamiento de ganado vacuno con destino de exportación. El plan permitió multiplicar un 33% la capacidad de despostada, de 1.200 a 1.600 cuartos por día.

“El objetivo es pasar de la manufacturación de cortes congelados y sin hueso para entrar en el negocio de los cortes enfriados y con huesos para la exportación”, mencionó Carlos Lagrutta, responsable de la compañía con sede en la Perla del Oeste. Hasta el año pasado, la firma colocaba solo un 20% en el exterior (China, Rusia, Brasil y Hong Kong, entre otros destinos). La apuesta ahora es dar vuelta esa cifra y llegar a un 80%.

“El nuevo escenario con perspectivas optimistas para el crecimiento de las exportaciones de carne, pone a Santa Fe en un lugar preferencial para aprovechar el contexto”, destacó un reciente informe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) de Fundación Mediterránea.

Según manifiestan las investigadoras Carolina Beltramino y Lorena Picapietra en su documento “Carne bovina santafesina: potencial exportador hacia la próxima década”, hay en Santa Fe 35 plantas faenadoras de bovinos (un 7% de los existentes en Argentina), 27 de los cuales cuentan con habilitación de Senasa para tránsito federal e internacional. En lo referente a exportaciones, dichos establecimientos alcanzaron en 2017 los mejores números de la última década, con operaciones por 378 millones de dólares y 63.431 toneladas. Ello significa un incremento del 110% en términos de volumen desde 2010.

Bajo este contexto es que desde el sector se festejó tanto el acuerdo que firmó el mes pasado el ministro de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere, que permitirá a la brevedad el ingreso de carne argentina enfriada y sin hueso, y congelada con hueso, al gigante asiático.

Fuente: En Foco XXI – CampoLitoral

(Visited 12 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here