La Agenda Regional de Industrias del centro-oeste santafesino se reunió en la sede de la gremial empresaria de nuestra ciudad, donde sus referentes debatieron sobre diferentes aspectos: la actualidad productiva, la caída del consumo, los costos energéticos, la litigiosidad laboral, la falta de financiamiento y un sistema tributario asfixiante.

En las instalaciones del Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región, dirigentes industriales de Rafaela, Esperanza, Sunchales, Gálvez, Tostado, Zenón Pereyra, San Vicente, San Jorge y Ramona se reunieron sobre finales de la semana pasada con el objetivo de continuar analizando diferentes temas que preocupan al sector. 

Al inicio de la jornada se reflexionó acerca de la desvalorización del rol social que tiene la industria nacional. Según se debatió, esta situación de deterioro de la imagen del empresariado nacional e industrial se ve agravada por la crisis de dirigentes que afecta al entramado de instituciones y organizaciones de todo tipo. En este sentido, se acordó evaluar alternativas para desarrollar un programa de sensibilización sobre la importancia del sector en la agregación de valor, la generación de empleo y de arraigo social, sobre todo en el interior. 

El valor agregado se refiere a las características “extra” de un elemento de interés (producto, servicio, persona, etcétera) que van más allá de las expectativas estándar y ofrecer algo “más” y añade muy poco o nada a su costo. Las características de valor añadido dan ventajas competitivas a las empresas con productos más caros. También se puede definir como la diferencia entre el precio del producto final / servicio y el costo de los insumos involucrados en lo que es por lo tanto el valor añadido, es el aumento de valor que una empresa crea mediante la realización de los procesos de producción.
En tiempos donde los mercados no solo se muestran retraídos, sino también homogéneos, agregar valor para diferenciarse -y también sostenerse- es uno de los grandes desafíos.

Los industriales, en ese marco, entienden que su sector es clave al respecto. Pero también pretenden visibilizar cuán importantes son sus esfuerzos por sostener las fuentes laborales existentes, inclusive en un contexto de crisis muy marcado.

Más temas

Por otro lado, se abordaron cuestiones relacionadas a la coyuntura económica, como por ejemplo, los elevados costos de la energía eléctrica que generan preocupación sobre todo en aquellos sectores más intensivos en el uso de éste insumo. La demorada adhesión de Santa Fe a la ley nacional 27.348 (ley complementaria sobre riesgos del trabajo) también provoca desazón, ya que como dijera Walter Andreozzi, referente de la Federación Industrial de Santa Fe, esta situación es resultado del fracaso de la política, y lamentablemente el sector debe pagar sobrecostos por la elevada litigiosidad laboral que existe en la Provincia.

Los retrasos en la obra de transformación de la RN34 en autopista en el tramo Angélica-Sunchales y la complejidad del asfixiante sistema impositivo también fueron parte de la agenda, al igual que la falta de un sistema financiero que apoye el desarrollo productivo y la preocupante caída del mercado interno que afecta a todos los sectores por igual.

Más información de exportaciones

Por otro lado, frente a la presión ejercida por la Unión Industrial Argentina (UIA) y diversas cámaras sectoriales, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informará -desde el próximo lunes- un mayor detalle de las importaciones pero no de las exportaciones, aunque mantendrá ocultos los datos privados de los operadores, bajo el argumento del secreto fiscal y estadístico.

Mediante un comunicado, el INDEC expresó que de acuerdo a la disposición 302/2018 de la Administración Federal de Ingresos Públicos ( AFIP), el Sistema de Consulta de Comercio Exterior de bienes “permitirá consultar importaciones a nivel de producto, según la Nomenclatura Común del Mercosur (NCM), y país de origen (es decir, con el total de 12 dígitos para las posiciones arancelarias). La actualización del sistema estará vigente desde el próximo lunes 25 de febrero”. Tanto la UIA como las entidades sectoriales vienen padeciendo un límite a la información desde mediados del 2017, cuando se produjo el “apagón estadístico”.

Fuentes oficiales señalaron que “desaparecerán las posiciones confidenciales” que desde el año pasado se impusieron, agrupadas en la “posición 9999-9999” (es una parte del universo de los bienes). Las estadísticas de comercio exterior son elaboradas por la Dirección Nacional de Estadísticas del Sector Externo del Indec, a partir de la información que recibe de la Aduana, organismo dependiente de la AFIP. Los datos primarios se publicaban hasta el mes de febrero de 2018, inclusive, a través de la página web “SIM en línea”.

Al discontinuarse el sistema, el Indec debió adaptar la difusión, pero con la reciente disposición de la AFIP se modificó el criterio para la información referida a las importaciones. “Con las importaciones se volverá a la información a 12 dígitos, pero en el caso de las exportaciones, seguirán a ocho dígitos”, señalaron desde el Gobierno. A su vez, las consultas a nivel de exportaciones de uno o más productos, según la NCM, entre la Argentina y un país de destino, siguen disponibles siempre y cuando no se vulnere el secreto estadístico dispuesto en la ley 17.622 y en sus reglamentaciones conexas.

Fuente: En Foco XXI – Diario Castellanos

(Visited 9 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here