La difícil situación e incertidumbre por la que atraviesan los 135 trabajadores que fueron suspendidos en la fábrica de porcelanas Verbano a causa de la compleja coyuntura económica que padece la empresa motorizó la presentación de un proyecto en la Cámara de Diputados para que el gobierno provincial “utilice las herramientas que estén a su alcance a fin de intentar preservar sus empleos”.

La difícil situación e incertidumbre por la que atraviesan los 135 trabajadores que fueron suspendidos en la fábrica de porcelanas Verbano a causa de la compleja coyuntura económica que padece la empresa motorizó la presentación de un proyecto en la Cámara de Diputados para que el gobierno provincial “utilice las herramientas que estén a su alcance a fin de intentar preservar sus empleos”.

La iniciativa, impulsada por el diputada provincial y vecina de Casilda Claudia Giaccone, manifiesta la “absoluta solidaridad y respaldo” con los obreros e insta al Ejecutivo provincial a eximir al establecimiento industrial del pago del impuesto inmobiliario y de la energía eléctrica hasta tanto se recupere de la crisis que está sufriendo, con el compromiso de mantener los puestos de trabajo.

Y el mismo beneficio plantea para los trabajadores durante el período de suspensión que fue fijado para este mes, al tiempo que propone al Ministerio de la Producción considerar la posibilidad de que Verbano “sea proveedora de sus productos a los organismos del Estado provincial”.

La empresa tomó la decisión de suspender al personal por la fuerte caída en sus ventas, lo que genera preocupación e intranquilidad entre las familias afectadas por la medida y en el resto de la población por la importancia que tiene la fábrica como generadora de mano de obra local.

Entre los fundamente del proyecto se consigna que la firma “produce 12 mil unidades por mes y las ventas apenas arañan las 1.500”, lo que hace “imposible” sostener su funcionamiento cuyo costo diario, con este nivel de operaciones comerciales, es de alrededor de 700 mil pesos algo que “no cierra por ningún lado, argumentan”.

Apremiada por la tal situación y “ante la imposibilidad de afrontar el costo de los servicios, la empresa determinó la suspensión de la producción y de sus empleados por abril”, medida aceptada por los trabajadores que percibirán entre el 55 y 60 por ciento de sus remuneraciones salariales, pero el futuro de la fabrica “es incierto”.

Y en línea resalta que si bien “los trabajadores entendieron la propuesta, la cual es la menos dolorosa, crea una incertidumbre para su continuidad laboral”, por la que “creemos que a través de herramientas que posee el Ejecutivo” se puede dar “una solución momentánea”.

Fuente: En Foco XXI – La Capital

(Visited 15 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here