Un reporte del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA) confirmó la tendencia. El otro dato es que ordeñando 1.500 litros y un margen de $ 1, el productor gana menos que un empleado no calificado en la industria.

El Observatorio de la Cadena Láctea (OCLA) presentó nuevos datos a marzo de 2019 referidos a la estratificación de tambos, los que confirman que “el proceso de concentración de la producción en tambos más grandes es continuo y se ha acelerado en los últimos años”

Los tambos de menos de 2.000 litros diarios de leche que representan el 63,0% de las unidades productivas, aportan el 25,9% de la leche total. En el otro extremo los tambos de más de 10.000 litros diarios, que son sólo el 2,4% del total, aportan un volumen del 16,7%.

En los meses de máxima (septiembre-diciembre), el estrato más grande en producción superaba a los dos estratos de menor producción. Los 254 tambos del estrato de + de 10.000 litros que producen un promedio de 15.795 litros diarios, aportan la misma cantidad de leche que 5.257 tambos que producen menos de 2.000 litros.

El proceso de concentración de la producción en tambos más grandes es continuo y se ha acelerado en los últimos años. Tamaño (litros de producción diaria) no es sinónimo de productividad y eficiencia pero sí podemos ver que la escala de producción permitiría lograr ingresos netos totales (obviamente si estos son positivos) que puedan satisfacer las necesidades de retiro empresarial. Un tambo de 1.500 litros diarios, o sea 45.000 litros mensuales, en el supuesto caso que logre un Ingreso Neto de $ 1,00 por litro de leche, sólo obtiene una posibilidad de retiro empresarial de $ 45.000 mensual, valor bastante más bajo que el salario bruto industrial del sector en un empleo no calificado.

El tamaño del tambo promedio es de unos 2.227 litros de leche diarios para marzo de 2019. La producción de ese tambo promedio en marzo de 2019 es un 3,9% menos que el año anterior (cabe acotar que la producción total interanual en marzo 2019, cayó un 8,0%). Si evaluamos su comportamiento en el tiempo, a pesar de la disminución en el número de unidades productivas y en el número de vacas (este último número no corroborado con los datos actuales de SENASA), el tambo promedio presenta en el período 2009-2019 una tasa de crecimiento acumulada anual del 0,2%, lo que permite el sostenimiento de los niveles productivos agregados a nivel país.

Fuente: En Foco XXI – CampoLitoral

(Visited 6 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here