El gobierno nacional quitó aranceles a bienes importados que pone en serios aprietos a los proveedores locales de Vaca Muerta. Ahora se permite el ingreso de insumos (incluso usados) que compiten con la producción nacional de bienes de capital que generan valor agregado y mano de obra

La industria metalmecánica de la provincia sufre los efectos colaterales de la quita arancelaria a insumos importados para el desarrollo del Yacimiento petrolífero Vaca Muerta. Hay más de 90 pymes santafesinas que trabajan con Tecpetrol e YPF, y casi mil que aspiran a hacerlo. Industriales advierten también falta de políticas productivas desde Nación para el desarrollo de empresas que pueden adaptarse al sector hidrocarburífero.

La medida dispuesta a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) firmado por Mauricio Macri, permite el ingreso de insumos (incluso usados) que compiten con la producción de bienes de capital que general valor agregado y mano de obra. Entre 2016 y 2018, aún sin la baja arancelaria a cero, las importaciones para el sector hidrocarburífero se cuadriplicaron.

Con escasos días de diferencia, durante mayo, el gobierno nacional subió la tasa arancelaria de importaciones de 0,5% a 2,5% (decreto 332/19) y luego la llevó a 0% (decreto 361/19). Esta disposición se suma al famoso 629/17 de agosto de 2017, donde Mauricio Macri estableció el régimen de importaciones de bienes usados, que aún continúa vigente, para el desarrollo de Vaca Muerta.

Por un lado, la posición del gobierno nacional profundiza las dificultades que atraviesa la industria nacional en medio de la recesión. Por otra parte, industriales advierten que no son prioridad a la hora de políticas productivas para que el sector se reconvierta en los casos que sea necesario y pueda proveer al yacimiento neuquino.

El crecimiento de esta reserva depende de la constante dotación de insumos siderúrgicos, de fundición, o maquinaria que hoy Santa Fe desarrolla o puede desarrollar readaptando su producción. Algunas están en carrera pero ahora deben competir en desventaja. Otras aspiran a hacerlo pero consideran que desde el gobierno nacional no hay suficiente apoyo.

Industria local en alerta

El secretario de industria de Santa Fe, Carlos Pighin, explicó que actualmente hay casi 100 industrias en la región que abastecen con insumos a Vaca Muerta. Son más de 50 firmas que trabajan para YPF y 40 que destinan su valor agregado a Tecpetrol, dos de las grandes multinacionales contratadas para la extracción de petróleo.

La apertura importadora para insumos extranjeros dispuesta por el gobierno nacional provoca una clara desventaja competitiva para la mano de obra local. Gran Rosario, Esperanza, Rafaela, Venado Tuerto, Las parejas, Las Rosas y Armstrong, son algunas de las regiones que apuntan a esa producción y que hoy están en alerta.

En Armstrong, por ejemplo, se destaca Arsemet, reconocida productora de tanques australianos. Vulcano, de Las Rosas, es otra de las que se reinventó y adaptó su producción de remolques a en base a la demanda de Vaca Muerta.

“No buscamos frenar la importación porque sería frenar el desarrollo en Vaca muerta con insumos que no podemos proveer, pero en aquellos productos que somos competitivos, debería haber una posibilidad y un incentivo a que estas empresas tengan que contratar a empresas del país”, afirmó Pighin.

Casi mil aspirantes en duda

El ministerio de Producción de la provincia junto con referentes de la Federación Industriales Santa Fe (Fisfe), generaron una instancia de nexo denominada Mesa de Gas y Petróleo que busca hilvanar el desarrollo de la industria local con la actividad hidrocarburífera en la cuenca neuquina.

El secretario de Industria manifestó la intención de pedir una derogación al aluvión exportador sin aranceles para no dejar trunca la posibilidad de expansión que tiene la provincia. Estimó que en su primera jornada la Mesa de Gas y Petróleo llegó a convocar a 350 firmas interesadas en la provisión de bienes de capital, que necesitan del apoyo nacional.

Agregó que en la segunda jornada se sumaron 600 empresas de la región, interesadas en proveer a la cuenca neuquina. “Lo que estamos planteando es adaptar el decreto (361/19) para que a algunos sectores se los cuide, sobre todo aquellos donde sabemos que tenemos la tecnología y podemos ser competitivos” deslizó Carlos Pighin.

El derrame que no llega

El economista e integrante de Fisfe, Gabriel Frontons, consideró que al aumento significativo de importaciones se le suma un escueto incentivo o apoyo a la industrial local para que pueda adaptar su producción. “Por más que crece Vaca Muerta, el desarrollo no parece derramar sobre el sector industrial”, aseguró.

Según datos de Fisfe, las importaciones de las ochenta posiciones arancelarias que corresponden a insumos para el sector hidrocarburíferos se cuadriplicaron en dos años. “Entre 2016 y 2018 las importaciones pasaron de 220.000 toneladas a 1.100.000”, especificó Frontons.

Sin apoyo no hay desarrollo

Desde la entidad industrial sostienen que la cuota de insumos que aún no se fabrica a nivel local, requiere un mayor desarrollo tecnológico. Ante esta cuestión, el economista planteó: “No hay un apoyo directo para desarrollar lo que haga falta, si ese incentivo no se da, todo el desarrollo de Nuequén nos va a pasar por encima y no se va a aprovechar”.

Por último, Gabriel Frontons analizó que el daño de la baja de aranceles socava con mayor fuerza en la región, ya que “Santa Fe tiene un peso muy alto en el total nacional de la industria metalmecánica y, por ejemplo, la industria de fundición está básicamente radicada acá”.

Diez mil puestos de trabajo en riesgo

Luego de conocerse la quita de aranceles a la importación de insumos destinados al sector hidrocarburífero, desde Industriales Pymes Argentinos (IPA), manifestaron su preocupación. En diálogo con El Ciudadano, el presidente de IPA, Daniel Rosato, ratificó que a nivel nacional la medida afecta a 500 empresas fabricantes de bienes de capital y pone en riesgo 10 mil puestos de trabajo.

“Lo que queremos es competir en igualdad de condiciones, porque si no lo que hacen es fundir a la industria que genera desarrollo tecnológico y empleo calificado”, sostuvo. En tanto aclaró que el reclamo no es que se deje de importar, sino que exista una política arancelaria selectiva para proteger a la producción nacional.

La decisión del gobierno de mantener el decreto que permite importar productos usados, también generó rechazo entre representantes de la industria. Rosato explicó: “Entendemos que hay que importar equipamiento, lo que estamos diciendo es que tampoco se puede importar equipamiento usado con arancel cero”.

Por último, el presidente de IPA consideró que en Cambiemos hay “un problema de falta de conocimiento”, ya que la medida no fue dispuesta por Producción, sino desde el seno de la Secretaría de Energía, conducida por Gustavo Lopetegui. “No piensa en la pérdida que esta medida puede generar a nivel nacional en cuanto a puestos de empleo y a un sector de industria que necesitamos a futuro”, concluyó.

Fuente: En Foco XXI – El Ciudadano

(Visited 18 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here