La automotriz que tiene paralizada su planta de Alvear desde el 15 de junio, decidió prolongar la medida hasta el 23 de julio. GM emplea a 1.500 trabajadores de manera directa y a 1.000 de forma indirecta. “La empresa argumenta que es un adelanto de las vacaciones”, dijo Barros del gremio Smata

Las consecuencias de la crisis económica no parecen tener fin. Ahora la automotriz General Motors (GM) anunció la extensión de las suspensiones de todo su personal de la planta de Alvear por una semana más de lo previsto.

En principio la fábrica frenó la producción desde el 15 de junio hasta el 15 de julio pero frente a la estrepitosa caída de las ventas decidió llevar la medida hasta el 23 del próximo mes.

El secretario general de Smata Rosario, Marcelo Barros se manifestó en contra de la decisión empresarial. Si bien no comparte la medida, admitió que “es la única forma de evitar despidos”.

Barros ya había adelantado la situación: “Sigue la reducción del volumen de ventas. En abril General Motors vendió solo 250 autos en todo el país, lo que implica obviamente un descenso también en los niveles de producción”.

“La empresa argumenta que esta nueva suspensión es un adelanto de las vacaciones”, indicó Barros.

El gremialista aclaró que mientras dure la suspensión los trabajadores cobrarán el 70  por ciento del salario.

Actualmente la planta de General Motors en Alvear emplea a 1.500 trabajadores y otros 1.000 indirectamente.

La automotriz ya había convenido con el gremio en septiembre del año pasado un plan de suspensiones rotativas durante cinco meses para todo el personal, que luego se extendió por tres meses más.

Pese al anuncio del gobierno nacional que puso en marcha el “Plan junio”, que sólo era por un mes pero ahora decidieron extenderlo otro mes más, para subsidiar la compra de vehículos 0km entre 40 y 90 mil pesos de acuerdo el modelo, la industria automotriz no logra despegar.

Las cifras que la propia gestión de Cambiemos informa son lapidarias. En mayo cayó un 56 % el patentamiento en todo el país.

El sector es uno de los más castigados de la industria. Desde principio de año, los trabajadores de las automotrices sufrieron casi 7.000 suspensiones en todo el país entre Peugeot, Renault, Fiat, Toyota, Volkswagen y General Motors.

El futuro no se presenta promisorio. A principio de este año la industria preveía una reducción de la producción del 15% respecto del año pasado, lo que equivale a una fabricación anual de 400.000 unidades como piso, que no superaría las 415.000, aunque las proyecciones a la fecha están muy por debajo de esta cifra.

A este mal panorama se sumó en abril el malestar generado por el aumento de la alícuota de la tasa de estadística al 2,5 por ciento, que fue establecido a través de un decreto que tuvo incidencia directa en los costos de producción y de comercialización y consecuentemente en el precio final de los autos.

Fuente: En Foco XXI – El Ciudadano

(Visited 12 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here