La normativa aumentó 100 metros el área de exclusión de químicos agrarios de aplicación terrestre y limitó las aéreas a tres mil metros.

El Concejo de la ciudad de Sastre, departamento San Martín, votó por unanimidad una ordenanza que propone una mínima ampliación de la denominada “zona libre de aplicación de productos fitosanitarios” para las pulverizaciones terrestres que se realicen en el periurbano. En concreto, dicha área pasará de 100 a 200 metros, muy lejos de los 1.095 metros que la Justicia federal determinó hace un mes para la ciudad de Pergamino, en un fallo histórico basado en abundante evidencia científica emanada de varias universidades del país.

A más de un año de iniciados los reclamos de los vecinos —entre ellos los de la familia de la niña afectada, Zoe Giraudo— para que se dictara una ordenanza que estableciera mayores distancias entre las pulverizaciones con agroquímicos y la zona urbana, los seis miembros del cuerpo deliberativo sastrense votaron a favor para que la zona de exclusión para el uso de plaguicidas pase de 100 a 200 metros para las aplicaciones terrestres. También se prohibió la aplicación aérea de “cualquier tipo de producto fitosanitario en un radio comprendido dentro de los 3 mil metros” desde los límites demarcados como “área urbana protegida”.

En el ínterin quedaron truncados dos proyectos; uno que proponía 200 metros de área de exclusión pero que fue vetado por el Ejecutivo local el año pasado y un segundo intento que disponía 500 metros pero que no llegó a ser sometido a votación ante la presión ejercida por un grupo de productores agropecuarios de Sastre, amparados por el Ministerio de la Producción santafesino.

Reclamos infructuosos

En el medio quedaron los reclamos de la familia de la niña con cáncer Zoe Giraudo; los resultados del campamento sanitario realizado en Sastre por la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario donde se informó de los alarmantes índices de cáncer en la ciudad y el permanente aporte de información científica y jurisprudencia nacional respecto a este tema que desde la agrupación de vecinos autoconvocados, Unión Ciudadana por la Vida y el Ambiente, fueron entregando a los miembros del Concejo para avalar su reclamo de la “necesidad sanitaria que significa alejar los venenos agrarios de la gente”.

Sin embargo, ni las más de 100 mil firmas conseguidas por los padres de Zoe a través de la plataforma Change.org, ni el cúmulo de evidencia que día a día se conoce respecto a la toxicidad de los agroquímicos, en especial del glifosato (el más usado en los cultivos transgénicos del distrito Sastre) hicieron mella en la voluntad de los concejales.

La nueva ordenanza Nº 1.174 dispone además sobre las condiciones exigidas para la venta, fraccionamiento y aplicación de agroquímicos y prohíbe hacerlo dentro del área urbana. También determina que no se pueden aplicar aquellos productos considerados de alta toxicidad en todo el distrito y que en un radio de 1.200 metros desde el fin de la zona de exclusión deben utilizarse boquillas antiderivas con agroquímicos de clase III y IV. Además, todas las aplicaciones realizadas en esa área deben ser notificadas al municipio presentando las correspondientes recetas y determinando día y horario de la pulverización.

Si bien la ordenanza anterior prohibía las fumigaciones nocturnas, el Concejo compuesto por Edgardo Figueroa, Suana Bruno, Oscar Cagliero, Eva Lucero, Leandro Baravalle y Rubén Bustamante, dispuso que de noviembre a abril las mismas pueden realizarse entre las 5 y las 22 y de mayo a octubre de 8 a 19.

También estipula la colocación de carteles, mangas de viento y la plantación de cortinas forestales. Las aplicaciones podrán realizarse siguiendo un esquema de cuadros que determinan condiciones climáticas y que están englobados en lo que los defensores del agronegocio denominan “buenas prácticas agrícolas”.

La ordenanza también hace consideraciones respecto al acopio y destino final de los envases de agrotóxicos, prohíbe la circulación de los mismos (llenos o vacíos) dentro del área urbana y también prohíbe que el lavado de las máquinas aplicadoras se realice en caminos rurales o banquinas.

Fuente: En Foco XXI – La Capital

(Visited 2 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here