La estadounidense Mead Johnson Nutrition, una de las mayores compañías del mundo especializada en nutrición para bebes y niños con ventas por más de US$ 3000 millones, le compró a la láctea SanCor su emblemática marca “SanCor Bebé”, con la cual produce fórmulas infantiles para prematuros y niños de hasta 36 meses.

La operación, que implica más de US$ 150 millones, se formalizará así: tras la constitución por SanCor de una sociedad anónima denominada Nutrición para el Conosur SA, Mead Johnson -creada por Edward Johnson, uno de los fundadores de la histórica Johnson & Johnson- pasará a controlar el 80%. En tanto, SanCor se quedará con el 20% y suministrará producción y hará la distribución de lo producido en su planta de Sunchales.

La firma argentina hoy es líder en el mercado local en fórmulas infantiles con un 50% de participación y $300 millones, lo que representa el 7% de sus ventas totales. En tanto, si bien Mead Johnson ya estaba presente en el país, tenía una participación minoritaria en este segmento y sin producción propia. Ahora quiere tener mayor peso en el mercado. Su marca estrella en todo el mundo es Enfamil.

En la cooperativa láctea argentina se negaron a brindar información sobre el monto de la transacción. Pero fuentes de la producción que abastecen a la compañía dejaron trascender que supera los US$ 150 millones. Es un monto mayor a los US$ 120 millones que en 2006 Adecoagro, un grupo inversor ligado, entre otros accionistas, al magnate George Soros, pretendió pagar para quedarse con el 62,5% del total de la láctea local y aliviarla de una deuda de US$ 167 millones. En ese momento, el gobierno presionó para frustrar la venta y luego el venezolano Hugo Chávez salió a rescatarla con US$ 80 millones. SanCor ya le devolvió en productos US$ 15 millones.

Como muestra de su versatilidad, ahora realiza un negocio con una firma norteamericana. Además, en su historial tiene otras alianzas con la dinamarquesa Arla Foods y Fonterra, de Nueva Zelanda.

En SanCor prefieren hablar de alianza antes que venta. “Es un acuerdo para trabajar en conjunto y abastecer el Cono Sur. Ellos vieron nuestra capacidad para generar productos”, dijo Sergio Montiel, gerente de Relaciones y Comunicaciones.

De todos modos, en una comunicación que la empresa argentina envió ayer a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, explicitó que la transacción implica la “transferencia” a la sociedad de la titularidad de las marcas “SanCor Bebé”, con la cual vende fórmulas infantiles enriquecidas para productos fluidos y en polvo. El acuerdo abarca la Argentina, Chile, Paraguay, Uruguay y Bolivia.

En rigor, el negocio de las fórmulas infantiles -que son productos adaptados para bebes de bajo peso al nacer, que no pueden ser amamantados por algunas circunstancias o que requieren el apoyo de productos de base láctea- es un rubro que hace furor en todo el mundo. Y en particular el mercado asiático es el que más auge tiene, con un millón de toneladas anuales de consumo sólo entre China e India. En China nacen 20 millones de bebes cada año y el crecimiento tiene una tasa de 20% anual.

Estos productos, no obstante, no deben reemplazar la lactancia materna y se usan cuando un médico justifica su necesidad. SanCor, que tiene 1400 tamberos asociados, convocó para el 14 del mes próximo a una asamblea para que 170 delegados aprueben la operación..

Fuente: En Foco XXI – La Nación

(Visited 216 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here