15 de julio de 2015. El ministro de Economía, Axel Kicillof junto al ministro de Agricultura Casamiquela y otros funcionarios, se reunieron con representantes de Federación Agraria. Foto: Mariano Sandá/Mecon.

El ministro de Economía Axel Kicillof presentó una batería de medidas de apoyo a los pequeños productores agropecuarios, afectados por el actual contexto de crisis del comercio internacional y la caída de los mercados de exportación para los productos primarios.

Kicillof realizó estos anuncios luego de una extensa reunión de trabajo con los dirigentes de Federación Agraria Argentina (FAA) en la que se pusieron en común las medidas anunciadas.

Se trata de 12 iniciativas dirigidas al sector agropecuario y lechero a través de las cuales se modifica el alcance y el impacto de los programas anunciados en marzo pasado como el Programa de Estímulo al Pequeño Productor de Granos (PEPPG); el Régimen de Recomposición a Pequeños Productores de Leche (RRPPL) y medidas relativas a la comercialización y financiamiento del sector.

“Estas medidas conforman una política de segmentación, por cuanto se diferencia a los productores según el volumen y la producción. Y se hace un mayor plan de estímulo a los más pequeños, con menor volumen de producción”, sostuvo el Ministro cuando describió la heterogeneidad productiva de la producción agropecuaria, que es el principal problema estructural de las economías regionales.

Modificación en los regímenes de estímulos a productores de granos y leche

El Programa de Estímulo al Pequeño Productor de Granos, anunciado en marzo pasado por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, extiende el margen de alcance de productores. Para los de trigo y girasol, se amplía de 700 a 1600 toneladas; para los productores de maíz, se extiende de 1400 a 1600 tn; mientras que para los productores de soja pasa de 700 a 1000 tn.

Con esta extensión, se suman 6.687 nuevos productores alcanzando un total de 56.355, en condiciones de recibir este aporte no reembolsable. El impacto de la medida es de 3.164 millones de pesos.

“Es una medida de carácter progresivo porque apunta a dar un estímulo a los productores que explican un menor volumen de producción y que son los que verdaderamente experimentan situaciones graves cuando los precios caen”, dijo Kicillof y agregó: “Los más pequeños reciben más a punto tal que un pequeño productor de hasta 100 toneladas de maíz o trigo recibe más del 100% de lo que sería las retenciones equivalentes”.

De esta manera, el Ministro aclaró que el programa no está vinculado con la devolución de pagos por retenciones a las exportaciones, dado que quienes pagan ese tributo no son los pequeños productores sino los exportadores.

Por otra parte, se anunció para el sector lechero, la extensión por tres meses más del programa de subsidio a tamberos, que consiste en otorgar $0,30 centavos por litro de leche para tambos que producen hasta 2.900 litros por día. Esto implica transferencias por un monto de hasta $200 millones para 9.900 tambos.

Al mismo tiempo, se abrirá nuevamente el registro en la Secretaría de Comercio para aquellos productores que aún no se hayan inscripto. Para facilitar la incorporación se podrá utilizar, como alternativa, el Sistema de Control de Retenciones de AFIP (SI.CO.RE). Para los nuevos inscriptos se pagará de manera retroactiva el beneficio correspondiente a los meses de marzo, abril y mayo que no hayan cobrado hasta el momento.

“El objetivo es que todos los productores puedan acceder al beneficio”, dijo Kicillof. Además, el Ministro indicó que se acordó con el sector realizar una revisión mensual del programa.

Estas modificaciones permitirán incorporar 4.500 nuevos productores, con lo cual las transferencias totales del programa durante los 6 meses de vigencia se estiman en 555 millones de pesos.

En otro orden, el Ministro anunció un nuevo permiso de exportación de 500 mil toneladas de trigo exclusivamente para los productores de la zona sur de la provincia de Buenos Aires y La Pampa, donde aún existe exceso de oferta y dificultades de comercialización.

Kicillof explicó que “la medida no afecta los precios internos” de la harina para pan porque la calidad del trigo cosechado en esa zona es de baja proteína y no se usa para panificación.

“Es básicamente trigo de exportación”, aclaró el funcionario e informó que la Secretaría de Comercio realizará un registro para la inscripción de los saldos exportables de estos productores. Así, se evitará que los mismos se vean perjudicados por prácticas de abuso de los exportadores y comercializadores, que le pagan un precio de compra más bajo por esos extractos que el precio de paridad de exportación (FAS Teórico).

De esta forma, los comercializadores conocerán quiénes son los oferentes y podrán adquirir su trigo para exportarlo. Además, al momento de solicitar el ROE, los exportadores deberán presentar los certificados emitidos por el Registro a los productores, que certifiquen la compra del grano.

En ese sentido, Kicillof exhortó a los pequeños productores a denunciar esas situaciones de abuso para que “no sean engañados y sometidos a la desinformación”. De ahí que los representantes de FAA trabajarán en el territorio con funcionarios de la Secretaría de Comercio y del Ministerio de Agricultura para relevar esta problemática.

Asimismo, Kicillof indicó que esta medida redundará en una mayor actividad de los puertos de Quequén y Bahía Blanca, por los problemas planteados con el trigo proveniente del sur de Buenos Aires y La Pampa.

Además, se autorizó la apertura de un cupo exportable de 4 millones de tn. de maíz producido en el norte del país para la cosecha 2014/2015. Para esta campaña, la apertura total autorizada es de 15,5 millones de toneladas, cuando las autorizaciones de la cosecha anterior rondaron los 16,5 millones.

“Se continuarán evaluando los saldos exportables y los precios internos para eventuales próximas aperturas que se realizarán a medida que se vaya constatando la venta autorizada al exterior”, indicó Kicillof.

Nuevos créditos del Banco Nación

Acompañado por el Presidente del Banco de la Nación Argentina, Juan Ignacio Forlón, Kicillof anunció la flexibilización en materia crediticia para productores de soja que acopien no por especulación, sino por el curso habitual de los pago de su negocio. Con esta medida, se extiende el límite a productores de hasta 1000 tn con un acopio no mayor al 25% de su producción y un tope de 120 tn.

Por último, el Ministro informó que se establece una Mesa de diálogo con el sector lechero para seguir trabajando sobre medidas de largo plazo y seguir estudiando políticas de financiamiento para el sector agropecuario con el conjunto de las organizaciones.

“Con esta política segmentada seguimos monitoreando la situación, el alcance de los planes que tiene el Gobierno para estimular al sector o para compensar las caídas de precios, y para hacer un seguimiento de forma tal de que el Estado esté presente, del lado de los pequeños productores y no le suelte la mano cuando el mercado internacional da estos vuelcos súbitos como el que ha tenido últimamente”, manifestó el Ministro.

“Por eso, cuando vean 100 productores juntos, 74 pueden cobrar el plan de estímulo”, dijo Kicillof para graficar el nivel de concentración del sector agropecuario, donde el 26% de los productores explican el 83% de la producción total y el resto se reúne en un conjunto de muchos pequeños productores con mayores costos y menor poder de negociación.

Del anuncio participaron, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Carlos Casamiquela; el secretario de Comercio Augusto Costa; la secretaria de Mejora de la Competitividad, Mariana González y el secretario de Coordinación Político Institucional y emergencia agropecuaria, Javier Rodríguez.

Fuente: En Foco XXI – www.economia.gob.ar

(Visited 18 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here