En plena crisis del sector lácteo y rumores de desabastecimiento en medio de un conflicto que empezó a desactivarse, la Asociación de Empleados de Comercio (AEC) lanzó un informe en el que denunció que los intermediarios entre el tambo donde se hace el ordeñe y las góndolas donde se vende al público el litro de leche, tiene una diferencia de hasta un 600 por ciento en su valor.

Según el relevamiento sobre la cadena, que se dio a conocer ayer, en la Argentina el producto se paga, al tipo de cambio oficial, más caro que en Estados Unidos, Inglaterra, España o Brasil.

Y también al tipo de cambio informal. La inflación blanca repercute, por lógica, en todos los subproductos, como manteca, crema de leche, yogur, dulce de leche y otros. Según la AEC y la Mesa de Productores de Leche de Santa Fe, que nuclea a los tamberos, se trata de una desmedida ganancia de los empresarios a costa del bolsillo de los ciudadanos.

Siempre según el informe elaborado por el gremio mercantil junto a los tamberos de la región, el litro de leche es adquirido por las industrias a cifras de entre 3,10 y 3,30 pesos.

Las usinas le pagan a los tamberos en un período de 30 días. Mientras tanto, la cadena de valor continúa su camino. A la góndola el litro llega hasta con un 655 por ciento más de esos iniciales tres y pico pesos. La referencia del informe fue un litro larga vida marca La Serenísima, pero la situación se traslada, con matices, a cualquier leche entera y descremada en envase tetrabrik y en sachet. Hay quienes interpretan que la situación es un reflejo del “atraso cambiario”. Pero para Empleados de Comercio y tamberos, el quid no está allí.

“La industria láctea se lo vende a Jumbo a 11,70 pesos –remarcación respecto del tambo de 277,42 por ciento– y Jumbo lo vende al público a 20,30 pesos –sube un 73,5 por ciento–. Entre el costo inicial en el tambo y el precio de góndola, hay un incremento de 655 por ciento”, desnuda el informe.

El mismo producto en el supermercado Carrefour tiene una brecha del 611 por ciento. Y en la marca Sancor parte del mismo precio, 3,10 pesos desde el tambo a la industria.

“Lo venden a Jumbo a 9,60 pesos –209,68 por ciento más sobre del costo inicial de producción–, y Jumbo lo pone en góndola a 19,49 pesos. O sea que hay una remarcación del 629 por ciento”, agregaron desde Empleados de Comercio.

Manteca al techo

El análisis también incluye cómo afecta la brecha a los productos elaborados a partir de la leche: manteca, crema de leche y yogur. “La industria vende la manteca Sancor de 200 gramos a las grandes cadenas a 10,35 pesos, aplicando el 233,87 por ciento de remarcación. La misma manteca, Jumbo la vende a 22,33 pesos –sube un 115,75 por ciento–. La diferencia entre el precio en el tambo y el del producto terminado en góndola llega al 720 por ciento. En Coto está al público a 19,89 pesos, 641 por ciento más que el costo inicial”, detallaron en el informe.

Otro ejemplo son los yogures. “El de marca Sancor por un litro que Jumbo compra a la industria a 12,05 pesos lo venden al público a 26,15 pesos. Hay una remarcación de 843 por ciento”, puntualiza el informe.

Costumbre que salta las cadenas

La Asociación de Empleados de Comercio realizó durante el año otras denuncias de situaciones que ponen a los consumidores contra las cuerdas. El último informe se conoció en mayo pasado, cuando se reveló la remarcación de precios por parte de las grandes cadenas de supermercados en distintos productos, no sólo lácteos.

Con la misma mecánica, se comparó el precio de mercadería que adquiere el supermercado con el precio que paga el consumidor. Tras analizar nueve artículos de cinco rubros de primera necesidad comercializados en Coto, Libertad, Jumbo y Carrefour, se corroboraron diferencias exorbitantes.

La leche también había sido relevada en esa oportunidad: Jumbo, aplicaba un 66 por ciento de aumento al precio al que la compraba al sector industrial. Le seguían Libertad, con el 60,97 por ciento; Coto con el 58,85 por ciento, y Carrefour con el 51,91 por ciento.

En ese informe fue el supermercado Coto el que tuvo la más alta remarcación en uno de los productos relevados: entre el precio de compra y el de góndola, una marca de papel higiénico infló su valor en un 240,44 por ciento.

Fuente: En Foco XXI – Regionalisimo – AECR

(Visited 17 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here