El gobierno santafesino envió un proyecto que propone realizar nuevamente la tasación de las propiedades rurales y urbanas. Aclaran que en principio no se trasladará a los impuestos, pero esa posibilidad está en carpeta.

El gobierno provincial envió a la Legislatura un proyecto de Ley de revalúo catastral de los inmuebles, cuyos valores quedaron establecidos en 1974, con modificaciones en 1992 y 1993. Entre los fundamentos de la iniciativa aparece la distorsión actual entre los valores reales de las propiedades y la tasación oficial; en cuanto al sector rural, esa diferencia llega a ser del 5900 por ciento.

El secretario de Ingresos Públicos de la provincia, Sergio Beccari, explicó en diálogo con la emisora LT10 que “hay que corregir la distorsión que existe actualmente” y aclaró que el revalúo no tiene fines de recaudación fiscal (no se aplicará al cálculo de impuestos) sino que el objetivo “es mantener valores actualizados para catastro”, que podrán utilizarse por parte de agrimensores y para tasar los montos de expropiaciones.

“Para que tenga fines fiscales se necesita una nueva ley”, precisó el funcionario y señaló que eso también está en carpeta. “En el futuro, vamos a ir trabajando para adecuar los valores reales de las tierras a los fines fiscales. En algún momento, con un debate altruista y sincero tendríamos que tener relación real entre el valor de la tierra y el impuesto inmobiliario”, dijo.

Los valores de referencia que se usan actualmente en Santa Fe datan de 1974 y se comenzaron a aplicar recién a partir de 1978. En cuanto a las propiedades rurales, fueron modificados en el año 1992 por la Junta Central de Valuación (un organismo que depende del Ministerio de economía y Finanzas provincial) y luego en 2012 se aprobó la ley 13.286 que ordeno el revalúo con una actualización uniforme del 120 por ciento, sin corregir distorsiones

Luego de aprobar el presupuesto 2013, la Legislatura santafesina dispuso la revaluación general de la propiedad inmueble y el perfeccionamiento del Registro Catastral, por lo antes mencionado y el hecho de que la valuación catastral urbana y suburbana se mantiene sin modificaciones desde el año 1993.

Entre los considerandos del proyecto se menciona que “el aumento de los valores de las propiedades rurales no ha sido uniforme en todo el territorio provincial, sino que los inmuebles han experimentado “diferentes incrementos según su ubicación debido a múltiples causas, como por ejemplo la expansión de la frontera agronómica; la utilización de nuevas tecnologías agropecuarias; el monocultivo; la expansión de la red vial; el desarrollo de nuevos centros de acopio y comercialización; la implantación de terminales portuarias y procesamiento de oleaginosas y cereales”.

Ciudades nuevas: La valuación de los inmuebles urbanos también sufrirá fuertes cambios debido al desarrollo de las ciudades y en algunos casos la generación de nuevos núcleos urbanos en zonas que poseían características totalmente distintas en la época del último revalúo.

En el cálculo inciden también los cambios de normativas y códigos urbanos de cada una de las localidades en cuanto a usos del suelo demarcación de zonas.

Fuente: En Foco XXI – LT10

(Visited 18 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here