Construyó el sector de recepción de materia prima proveniente de los tambos en una manzana contigua a su planta fabril. Tras la descarga de los camiones, envía la leche a las áreas de producción a través de un sistema de cañerías aéreas. Así eliminó problemas de tránsito en calle Mainardi.

La empresa láctea Saputo presentó en sociedad la renovada planta de recepción de leche que demandó una millonaria inversión pero que significó resolver los problemas operativos y de tránsito que implicaba el movimiento de unos 60 camiones que diariamente llegan a descargar la leche que colectan en alrededor de 700 tambos de la región. Fue durante una recorrida a la que fue invitado el intendente, Luis Castellano, funcionarios de su gabinete, el presidente del Concejo, Silvio Bonafede y otros integrantes del cuerpo legislativo, así como también el titular de la Comisión Vecinal de barrio Fasoli, Horacio Barbieri.

El gerente de Operaciones de Saputo, Claudio Paschetta, junto a un grupo de colaboradores explicaron los detalles del proyecto que fue ejecutado en los últimos dos años. Hasta ahora, la compañía recibía la leche en dársenas ubicadas sobre calle Mainardi, entre Cervantes y Ayacucho, lo que generaba inconvenientes a raíz del intenso tráfico de camiones que entorpecían el tránsito, la destrucción del pavimento por el peso de los rodados, malos olores y molestias emanadas del lavado de los vehículos, entre otros.

Las nuevas instalaciones permiten que cuatro camiones puedan descargar leche en forma simultánea y que cada uno demora unos 45 minutos para el proceso. Desde la empresa señalaron que alrededor de 60 vehículos entregan materia prima que cargan en los tambos de la zona. Toda la superficie tiene piso de cemento, se instaló un lavadero de los camiones a la vez que funcionan laboratorios donde se analiza la calidad de la leche recibida.

Con el fin de rediseñar el sector de recepción de materia prima, la empresa había ofertado adquirir el tramo de calle Mainardi entre Ayacucho y Cervantes, para luego cerrarla y lograr así un único gran predio entre la manzana doble que ocupa la planta fabril y la manzana posterior. La iniciativa fue rechazada ampliamente por los vecinos, que consideraron que aumentaría las dificultades en la conectividad del barrio. Después de un proceso de diálogo e intercambio de alternativas, se autorizó a la empresa mediante una ordenanza a realizar un tendido de cañerías aéreas sobre Mainardi para vincular su nueva área de recibo de leche construida en otra manzana y la planta fabril, lo que minimizó el impacto de la actividad productiva en el barrio y dio un mayor ordenamiento al tránsito.

“Había riesgos en calle Mainardi por el permanente cruce de camiones” admitió Paschetta al recordar la problemática. En este sentido, señaló que “durante una visita de Lino Saputo Junior, hace unos dos años, le explicamos el proyecto pero cuando salimos a recorrer la planta entendió cabalmente el alcance de la obra y las razones de la misma. Fue cuando una mujer caminaba por la vereda con la bolsita de hacer las compras y tenía problemas para avanzar entre los camiones. Ahí comprendió los motivos y nos pusimos manos a la obra”. El directivo reconoció que, en el marco de la crisis que afecta a la lechería y que se agudizó en el último año, Saputo frenó diversos proyectos excepto la construcción del nuevo recibo de su planta en Rafaela. “El objetivo de nuestra compañía es hacer negocios sin afectar a la comunidad”, subrayó.

Por su parte, el intendente Castellano resaltó la importancia del diálogo para lograr consensos y soluciones. “Cuando hay una empresa que escucha y dialoga, cuando hay un Estado que escucha y dialoga, cuando hay vecinos e instituciones vecinales que están dispuestas a escuchar y dialogar, se llega a acuerdos, aunque al comienzo los conflictos hayan sido ásperos”, manifestó.

“Hay mucha gente a la que agradecer, y Horacio Barbieri es una de ellas, porque ha sido quien canalizó la lucha de los vecinos para que la calle no se venda, pero también a la empresa, porque comprendió la necesidad del barrio en la cual está inserta, y hoy podemos tener este resultado, que es fruto del diálogo” destacó Castellano, quien extendió su agradecimiento a Paschetta.

En tanto, Barbieri remarcó la labor de Castellano en 2011 cuando era concejal y de Daniel Ricotti en su gestión como secretario de Obras Públicas. “Queremos resaltar que luego de la asamblea del año 2011, realizada en la vecinal del barrio, se dio inicio a este proyecto tan grande, y debo recordar a dos personas: Luis Castellano, que en ese momento era concejal, y Daniel Ricotti, que era secretario de Obras Públicas, por la atención que pusieron al tema. Hoy tenemos a Castellano como intendente recorriendo este lugar, y para nosotros es muy bueno, porque siempre acompañamos su gestión, por su sensibilidad y por su apoyo a los vecinos”, indicó el vecinalista.

El primer mandatario asistió acompañado por el jefe de Gabinete, Eduardo López; el secretario de Gobierno y Ciudadanía, Delvis Bodoira; el secretario de Servicios, Espacios Públicos y Medio Ambiente, Daniel Ricotti; el secretario de Obras Públicas, Luis Ambort; y la secretaria de Desarrollo Urbano, Mariana Nizzo, entre otros funcionarios. Además, se encontraban los concejales Natalia Enrico, Carina Visintini, Evangelina Garrappa, Jorge Muriel, Marcelo Lombardo y Lisandro Mársico.

Fuente: En Foco XXI – La Opinión

(Visited 64 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here