En días se inician los preparativos para una paritaria clave para la región. Se trata de los acuerdos que, año tras año, marcan el pulso de las negociaciones laborales de la zona entre empresarios y gremios que representan a los trabajadores aceiteros del Cordón. Pese a que a nivel nacional ya se manejan cifras, los aceiteros de la zona prefieren guardar sus números. Hablan de una inflación del 40 por ciento, pero no confirman que ese número sea el exigido como aumento.

Hay un sinnúmero de versiones y publicaciones que arrojan valores: la inflación que pasó y la proyectada, la pérdida del poder adquisitivo, la suba de tarifas de servicios y de productos de primera necesidad y de la carne. Algunos gremios se animan a plantear pisos de entre el 30 y el 40 por ciento de suba.

Consultados líderes de los gremios aceiteros que operan en el Cordón, ninguno planteó qué porcentaje se pondrá arriba de la mesa al iniciar negociaciones con las autoridades de las principales empresas agroexportadoras nucleadas en Ciara-CEC. Daniel Yofra, titular de la Federación de Trabajadores Aceiteros de Rosario, sólo dijo que se están preparando para ese momento “analizando con los compañeros qué medidas tomar en caso de no llegar a un acuerdo”.

“El número de inflación interanual nos da 40 por ciento”, advirtió Yofra. Pero, el sindicalista acotó: “No tenemos un número exacto, aún no contamos con estudios que avalen posibles pedidos, creemos que un salario mínimo, vital y móvil hoy debería estar cerca de los 20 mil pesos”. El salario básico de un peón recién ingresado está en 14.300 pesos, mientras que las categorías superiores reciben unos 18 mil. Más claridad tendrán los trabajadores de la Federación tras el 16 de marzo luego del plenario nacional de delgados de la Federación de Trabajadores del Complejo Oleaginoso en el que se definirá el porcentaje de suba que pedirán a los empresarios. “Si el gobierno no se mueve del techo de 20 a 25 por ciento, vamos a tener que reclamar”. Cabe recordar que en 2015 los sindicalistas rosarinos empezaron reclamando una suba del 48 por ciento, luego bajaron al 42 y, tras 25 días de paro, se cerró en 27,8, más adicionales.

Por su lado, desde el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Puerto San Martín, se limitaron a informar que “recién en abril” se prevé que se retomen negociaciones paritarias. Teniendo en cuenta que aún no se llamó a paritarias y las dilaciones posteriores, los trabajadores aceiteros, de no mediar sorpresas o complicaciones, cobrarán subas de sueldo recién en mayo.

La pregunta o respuesta, a saber, será el porcentaje de suba que aceptará el empresariado. Si bien se trata de uno de los sectores productivos más importantes de la economía nacional, hoy atraviesa un momento de reacomodamiento e incertidumbre desde lo económico y lo financiero. En 2015, esta industria cerró con una alta capacidad ociosa, en particular en el sector de biodiesel, además de sostener líneas de producción ávidas de inversiones tecnológicas. Aunque el nuevo gobierno dispuso algunas primeras medidas para revertir esta situación, los resultados se verán a largo plazo y las demandas planteadas por los gremialistas necesitan, por ellos y por su política sindical interna, ser satisfechas ya.

Fuente: En Foco XXI – La Capital

(Visited 39 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here