El consumo de productos de la canasta básica cayó en Venado Tuerto, así como la construcción y la gastronomía. A fines de enero, el Observatorio Estadístico del Centro Comercial de Venado Tuerto difundió, como todos los meses, los índices de actividad económica de la ciudad recogidos durante el mes de diciembre. Están realizados en base a la cantidad de unidades comercializadas por rubro.

Al cierre de esta edición (la última de febrero) estaban ordenándose los datos que durante enero había recogido ese departamento. Los guarismos que se comunicaron a fines de enero permiten un primer balance sobre el impacto de las medidas tomadas por las nuevas autoridades nacionales sobre el comercio y, a partir de ellos y proyectándolos, sobre la economía de la ciudad y región. Si bien, en comparación interanual, el mes de diciembre exhibió una baja de solo el 0,7% del consumo, desagregado por actividades y por rubro quedan expuestos los matices, las luces y las sombras que tuvieron ciertas decisiones macroeconómicas que impactaron de lleno en Venado tuerto y la región: devaluación mediante el levantamiento del denominado “sepo cambiario”, quita de retenciones, y aumento de tarifas.

Uno de los rubros que sufrió un impacto más directo por las decisiones de política económica del gobierno nacional, según los datos relevados por el CCeIVT en el arranque del año fue el de los alimentos. Ni bien anunciadas la devaluación y el levantamiento de retenciones y regulaciones a la exportación e importación, el mercado doméstico se vio fuertemente alterado por la especulación de los formadores de precios.

“Nosotros tenemos dos rubros: alimentos y bebidas; y golosinas y gaseosas. En cuanto al tema de los alimentos, tenemos que bajaron las ventas un 17%, una caída importante, que fue duro el mes con la devaluación, con aumentos de precio muy importantes. Lo preocupante de todo esto es que, si bien los aumentos en cuanto a la cantidad no son tantos, están creciendo mucho los precios de los productos básicos de consumo, que impacta en la canasta de los que menos tienen. Obviamente hay que dar tiempo para ver cómo se acomoda esto, porque hay un proceso de reconstrucción de estadísticas y hay que entrar a sincerar todo”, comenta Coello.

“Hoy por hoy los formadores de precios tienen cada vez menos excusas. La gente de Venado tiene que entender que los comercios no son formadores de precios. El problema está en el circuito y los comercios son el último eslabón. Es el que le ve la cara al cliente y es el que más pierde, porque se reducen las ventas y, si no aumentan, tienen que solventar buena parte del desfasaje a costa de rentabilidad”, afirma el integrante del Centro Comercial.

Fuente: En Foco XXI – Pueblo Regional

(Visited 10 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here