Los empleados de Ricedal Alimentos S.A. fueron notificados por la policía en la puerta de la planta, cuando intentaban ingresar a trabajar. La empresa adujo el cierre definitivo por problemas económicos.

Este lunes a la madrugada, cuando los empleados de la aceitera de la localidad de Chabás se disponían a ingresar a la planta para realizar sus tareas diarias, se encontraron con la policía en la puerta. Los efectivos entregaron telegramas de despido a 28 trabajadores, que ahora apelan a una conciliación obligatoria del ministerio de Trabajo para seguir en sus puestos.

Fabio Barreto, delegado de los trabajadores de Ricedal Alimentos S.A., explicó que de los 28 cesanteados, 24 son aceiteros y los otros 4 son molineros.

“Nos entregó la fotocopia la policía local y no nos dejaron ingresar a la planta”, reveló el representante de los empleados de la aceitera, que es una de las mayores fuentes de trabajo de Chabás.

Barreto contó que “la empresa alega que es por cierre definitivo”.

Fuente: En Foco XXI – Rosario 3

(Visited 3 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here