La empresa de electrodomésticos Electrolux, en la zona sur de Rosario, paró una de sus líneas de producción ante la caída de demanda. Reubicó obreros en otras áreas, y otorgó retiros voluntarios a otros. Plazo hasta mayo, y alerta gremial en la UOM.

El panorama económico sumó otra luz roja en el cordón industrial santafesino. La fábrica de electrodomésticos Electrolux, con sede en Rosario, desactivó uno de los dos turnos de la línea freezer, decisión que afectó las tareas de unos 70 trabajadores. La mayoría del personal fue reubicado y el resto aceptó el retiro voluntario ofrecido por la patronal y renunció. El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Antonio Donello reveló que actualmente la empresa “no tiene producción” y que sólo por la misión de generar stock es que no llegó al extremo de parar las dos líneas de montaje. El próximo mes de mayo será clave para dilucidar el futuro de los empleados. “Están esperanzados con que el negocio arranque en ese momento”, explicó el gremialista.

El riesgo laboral en Electrolux es otro capítulo de la saga que afecta a reconocidas industrias de la región. La química Ar Zinc, radicada en Fray Luis Beltrán, despidió la semana pasada a 400 trabajadores y cerró para siempre, luego de aducir pérdidas desde hace años y mantener parada la planta desde noviembre del año pasado. A raíz de la caída de esa fuente laboral, la CGT San Lorenzo lanzó para pasado mañana un paro general de 24 horas en todo el cordón industrial.

Respecto de la industria de capitales suecos que fabrica electrodomésticos de línea blanca, los portales de negocios de la región informaban entusiasmados el año pasado: “Electrolux, en tanto, que adquirió a la ex empresa argentina Gafa (Frimetal SA) por 700 millones de dólares, ya destinó 60 millones de pesos para producir cocinas”. Había “muchas empresas en proceso de inversión y otras que están tomando personal”, tanto como los 1.200 trabajadores que emplea la firma de origen sueco. Desde el 2013 amplió la capacidad productiva de la fábrica ubicada en Battle y Ordoñez al 3400, hasta convertirse “en la planta de refrigeración de mayor capacidad del país”. Su superficie productiva aumentó hasta los 25 mil metros cuadrados.

Todas buenas y prósperas, hasta el inicio del 2016. Porque la UOM Rosario recibió el aviso la semana pasada de parte de las autoridades de la fábrica sobre la conveniencia de mantener una reunión el viernes. Y fue entonces cuando los directivos le comunicaron a los sindicalistas que la situación financiera de la empresa empeoró. Por esa razón, decidieron detener uno de los dos turnos de la línea que fabrica freezers. La medida perjudicó a 70 trabajadores, de los cuales 50 ya fueron “reubicados” en otras áreas y 15, “según los directivos” tomaron la decisión de abandonar la empresa, -pago de retiro voluntario mediante- en virtud de un pedido que vienen efectuando “desde hace unos cinco, seis meses. Solo faltan resolver cinco casos”, explicó Donello, titular de UOM Rosario.

La semana pasada, esta delegación gremial de los metalúrgicos recibió la visita del titular nacional del gremio, y de la CGT Balcarce, Antonio Caló, precisamente en el marco de esta situación, la liberación de las importaciones que atentan contra la industria nacional y el mismo día en que Acindar dispuso licenciar a la fuerza a 400 trabajadores de su acería en Villa Constitución.

Consultado, Donello le dio su visto bueno a la decisión de Electrolux, porque “si ellos hubieran querido” paraban la actividad de los dos turnos. “No están echando gente, paran una línea, dan vacaciones, y tienen buena predisposición con el plantel, por todo esto el gremio acompaña algunas decisiones”, se conformó el metalúrgico.

Por el momento, los trabajadores y la UOM tienen el compromiso de la fábrica de sostener la planta hasta mayo. Por esa razón, el gremialista elige no hablar aún de “conflicto”. Pusieron ese plazo – explicó Donello – porque confían que “esto despegue”. Hasta ese momento, el escenario “está controlado”, según los estudios de mercado que trazaron los suecos. “Los clientes tienen un stock bastante grande, pero la venta se paró, eso no es novedad, están esperanzados con que en mayo arranque, pero si no arranca vamos a tener un problema más grande”, admitió el líder de la UOM en la región, concentrado en defender la fuente de trabajo de los1.200 operarios de la fábrica.

La particularidad de Electrolux se replica en “un montón” de empresas de la zona. “Estamos preocupados, estamos negociando en varias y hay muchas cosas que no se mueven”, lamentó Donello, quien destacó la “pérdida” del poder adquisitivo del trabajador, que “compra cada vez menos y solo lo necesario”.

Por otra parte, las energías de la UOM están depositadas con mayor énfasis en el control de la situación de las dos plantas (Navarro y Heredia) que la siderúrgica Acindar posee en Rosario. El conflicto (en este caso sí Donello mencionó esa palabra) se estiró por varios meses y aún no tiene solución. La empresa decidió “bajar” uno de los tres turnos y pretende despedir empleados contratados. “Estamos hablando de 30, 40 personas”. El sindicato ya inició conversaciones con el Ministerio de Trabajo para impedirlo, pero la situación los tiene “muy preocupados”. “Todavía no cayó, a mitad de año los van a bajar, estamos peleando por no perder los puestos de trabajo”, cerró Donello.

Fuente: En Foco XXI – Rosario 12

(Visited 16 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here