“Logramos salir de la quiebra luego de diez años de compra de máquinas, compensaciones, compra de la hipoteca; y cuando terminamos todo, el juez ofició en favor de la cooperativa. Fueron diez años de mucha lucha, porque habí­a muchos acreedores, la fábrica estaba muy obsoleta y hubo que remontarla”, señaló a esta agencia la asesora institucional y legal de la Jabonera Cañada Rosquín, Marcela Macellari.

Luego de un dictamen que les levantó la quiebra definitiva y les dio la propiedad sobre los bienes muebles e inmuebles, “los trabajadores son dueños y se les abre todo un nuevo marco de acceso a crédito, entre otros beneficios que antes no lo podían hacer”, agregó a Ansol la asesora legal.

La recuperación de la jabonera santafecina comenzó en 2006 cuando sus trabajadores se hicieron cargo de la fábrica luego del cierre repentino de la empresa, haciéndose cargo de las deudas, hipotecas y de la producción.

Actualmente cuenta con 44 trabajadores que fabrican productos de limpieza, jabones, detergentes y velas en la planta que ocupa un predio de cinco hectáreas sobre la Ruta Nacional Nº 34 y que luego comercializan, principalmente, en el Norte argentino.

“Es verdad que la lucha es larga, a veces agotadora, pero también es real que esta lucha es la verdadera enseñanza que el esfuerzo propio y ayuda mutua cooperativa te llevan a conseguir logros”, cerró Macellari.

Fuente: En Foco XXI – Ansol

(Visited 12 times, 1 visits today)

Comments

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here